Empecinamiento terapéutico

Únicamente debe elegirse el atajo

 cuando estamos seguros

de alcanzar íntegramente

 la meta que buscamos en ese atajo.

Y esta meta no se podría alcanzar

si al hombre no se le permitiese pecar.

Santo Tomás de Aquino

 

Primer Acto: Iatrogenia

Escena I

 

Enfermera – El paciente tiene fiebre.

Doctor – Antibióticos. Amoxidal 500 cada ocho horas.

 

Escena II

 

Enfermera – El paciente sigue con fiebre.

Doctor – Antibióticos. Amoxidal 1000 cada ocho horas.

 

Escena III

 

Enfermera – El paciente sigue con fiebre.

Doctor – Antibióticos. Dos pastillas de Amoxidal 1000 cada ocho horas.

 

Escena IV

 

Enfermera – El paciente sigue con fiebre.

Doctor – Antibióticos. Cuatro pastillas de Amoxidal 1000 cada ocho horas.

 

Escena V, VI, VII, VIII, IX, X, XI, XII, XIII, XIV, XV, XVI and so on….

 

Nota del escritor: Sigue todo igual, como usted ya sospechaba, vaya cambiando el número de pastillas según la progresión logarítmica usada por el doctor (aquí, estimado lector, las matemáticas le habrían venido bien, ¡no solo de humanidades vive el hombre!), y podrá reconstruir cada una de las escenas, sepa perdonar nuestro tedio y aburrimiento.

 

Escena XVII

 

Enfermera – El paciente sigue con fiebre.

Doctor – Antibióticos. Kilo y medio de Amoxidal 1000 cada ocho horas.

 

Escena XVIII

 

Enfermera – El paciente ha muerto de insuficiencia renal a causa de los antibióticos.

Doctor – Ok. ¿Nuestro próximo paciente?

 

Escena XIX

 

Sócrates – La autopsia del paciente dice que no tenía ninguna infección. La fiebre era por alergia a la penicilina.

Doctor – ¡Peor para él!¡Que se joda por obcecado, terco, testarudo, obstinado, tozudo,  tenaz, insistente, empecinado, empedernido, intransigente, intolerante, murmurador, mal espíritu, indócil, revolucionario, sedicioso, rebelde, revoltoso, insurrecto, agitador, turbulento, alborotador, provocador, subversivo, tumultuoso, conspirador, conjurado, amotinado, faccioso, insurgente, sublevado, levantisco, pistolero, incendiario y terrorista!

Doctor después de respirar para seguir hablando porque había dicho toda la lista de epítetos con una sola inspiración –¡Que se joda por no tener la enfermedad que yo había diagnosticado!

Doctor mirando a Sócrates – ¿Y vos?¿Qué hacés acá que no tomaste la cicuta? ¡Así no te vas a sanar!

Sócrates pensando para sí – ¿Cómo es que se sorprende de que esté acá e infiere que no me he tomado la cicuta? Si la cicuta fuese buena, ¿no debería haber inferido que me curó y por eso estoy acá? ¿por qué empalideció al verme llegar?¿No se tendría que haber puesto contento?

 

Segundo Acto: Yotengoelpoderdecurartodaenfermedadespiritualprescindiendodellibrearbitriodelotrogenia

o

Tehagosantoalafuerzacarajo!!!genia

 

Escena I

Aldopetti – Estamos perdiendo vocaciones, el 50% de los ordenados han abandonado el Instituto.

Eterno – Hay que controlar, hay que vigilar, patrullar, inspeccionar, examinar, registrar, fiscalizar, supervisar, observar, acechar y espiar.

 

Escena II

Aldopetti – Nuestros sacerdotes son inmaduros, inestables, apenas duran promedio un par de años por destino.

Eterno – Hay que controlar, hay que vigilar, patrullar, inspeccionar, examinar, registrar, fiscalizar, supervisar, observar, acechar y espiar. Más.

 

 

Escena III

Aldopetti – Nuestros curitas son infantiles, parecen seminaristas con órdenes sagradas.

Eterno – Hay que controlar, hay que vigilar, patrullar, inspeccionar, examinar, registrar, fiscalizar, supervisar, observar, acechar y espiar. Más, más, mucho más.

 

Escena IV

Aldopetti – Al principio andan bien, dos o tres años, lo que les dura la inercia del seminario, pero después empiezan a sentirse adultos y comienzan los problemas.

Eterno – Hay que controlar, hay que vigilar, patrullar, inspeccionar, examinar, registrar, fiscalizar, supervisar, observar, acechar y espiar. Más, más, más, más, mucho más.

 

 

Escena V, VI, VII, VIII, IX, X, XI, XII, XIII, XIV, XV, XVI and so on….

 

Nota del escritor: Sigue todo igual, como usted ya sospechaba, vaya cambiando el número de “más” según la progresión logarítmica usada por el Eterno (aquí, estimado lector, las matemáticas le habrían venido bien, ¡no solo de humanidades vive el hombre!), y podrá reconstruir cada una de las escenas, sepa perdonar nuestro tedio y aburrimiento.

 

Escena XIX

Sócrates  – Ya está le reventaron la cabeza a todos los pibes, los más sanos huyeron como rata por el tirante, no sin gravísimas consecuencias, y los que quedan se enanizan psíquica y espiritualmente para ser funcionales al sistema, bonzais de hombre.

Eterno  – La culpa es de…. – Y allí el primer sopapo le partió la cara, Sócrates arrebatado de santa ira no le dejó un diente en su lugar. Hay veces que ponerse simplemente a escuchar semejante hijaputez es volverse cómplice, darles estatus de seriedad o de buena intención es sentarse a la mesa de la hipocresía. Lo más sano es un basta socrático, que en algún lado nuestra alma anheló la catarsis crística contra los mercaderes del templo, y que ni Cristo pudo saciar agarrando a azote limpio al fariseo. Ese nudo en la garganta taponado a fuer de dobleces arteros tal vez nunca lo podamos desatar, pero qué bueno es poder imaginar un Sócrates de puños ensangrentados….

 

Hermes

 

 

 

Anuncios

16 pensamientos en “Empecinamiento terapéutico

  1. Se adolece de la marca de cuna.
    Ayer lei a Don Inodoro P (no piensen el en benemerito miembro con habilidades para hablar de todo sin tragar saliva): vio Mendieta el acto de Cristina en la cancha de Arsenal? Inodoro, una genia Crestina, ni la policia puede juantar tanto delincuente en un lugar.
    Apliquese el made in y cambiese el individuo fundante por una buena B y lo que se consiguen son los mismos resultados.

    Me gusta

  2. como me dijo una vez el dottor: nosotros les damos la mejor formación teológica y espiritual… si después no perseveran no es culpa nuestra…

    ¿qué fácil que es zafar de responsabilidades no?

    Me gusta

  3. – hola padre…
    _ ¿SI quien habla?
    – soy yo… (con voz culposa) el padre Mengano…el que dejo el sacerdocio luego de dos años de ordenado… (me fui con mi vieja novia…)
    – ¿qué querés? (con voz solemne)
    _ sabe que estoy en la lona… no tengo ni para comer… ¿me podrìa dar una mano?)
    – (con voz increscendo y mayestática) te fuiste a revolcar con los puercos ¡ahora jodete!

    Fin de la conversación.

    y eso que el “padre” Fray Inepto (y cohorte) habia dicho a rajatabla que bancaban a todos los ex en el capitulo corporativo.

    By the way… el pobre padre Mengano como tantos otros NUNCA debia haber sido ordenado y al menos deberian hacerse cargo de ayudar a estas pobres victimas a conseguir las dispensas y reducciones ya que los pibes “no entienden nada de derecho canonico”…

    Como dijo Fray Inepto: que se joda.

    Me gusta

    • Es que se jue.
      Las leyes, constituciones y las matemáticas se aplican sólo en los casos regulares. No funciona con la aldea.
      Mientras más cercano y arriba estes al centro de poder más participación en las ganancias, millaje, tarjetaje, porque no first class, caribean islands, compra de caprichos como lanchas y 4×4 con tarjetas, si, pero como eras amigo del rey, todo vale. La ley se aplica para unos cuantos giles que no salieron del cascaron todavía. TODAVIA.

      Los giles somos los que pensamos que las matemáticas son exactas y que los ciudadanos morales viven de acuerdo a las leyes, y que el santo busca a Dios dispuesto a la renuncia de todo. No funciona en la aldea.

      Me gusta

      • en la aldea hay gente que busca la santidad
        tambien corruptos que usan a Dios y las cosas de Dios para otros fines

        Me gusta

  4. El Irreprochable se automedicaba ( o todavía se automedica…) por las noches después de la cena en la reuniones de B. P. con un vaso lleno de whisky cada 20 minutos o media hora… y las reuniones duraban dos horas o más. Eso sí, con receta del doctor Daniels (Jack) de Tennessee.

    Me gusta

  5. sin restar culpabiliad a lo que hacen, creo que fray Inepto, Calculeti, Aldopeti y muchos otros tambien son victimas

    inmadurez, afectividad desordenada, infantilismo, formalismo, juicio propio, ceguera mental y espiritual y … etcetera es lo que recibieron y es lo que comunican

    Me gusta

  6. Muy probablemente en las matarazas, fieles al espíritu del Irreprochable, se utiliza también el empecinamiento terapéutico o mas bien el reciclaje terapéutico por el cual cambiando una mataraza que tiene problemas se solucionaría el problema mágicamente.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s