Colorín Colorado

calculettiCuando le agarraba la depre era inconfundible. Caminaba arrastrando los pies, «shhhk, shhhhk, shhhk», acariciando el asfalto y las aceras mientras pensaba y pensaba, o sea, calculaba y calculaba.

                Fray Calculetti había obtenido la venia para lanzar una segunda tentativa. Como producto de sus cálculos se había dado cuenta de que «la última carta», redactada por Fray Gallaretta y hecha firmar Urbi et Orbi, era un verdadero mamarracho y daba vergüenza ajena. Así que, manos a la obra, trató de componer algo más suave y mejor argumentado.

                «Triiin…» sonó el timbre de otra comunidad. Calculetti calculaba sus movidas mientras esperaba que le abrieran. Es que estaba recorriendo todas las casas y comunidades posibles para recolectar firmas, leyéndoles su carta pero sin dárselas (el pensamiento de que las cosas pudieran terminar en la web empezando a formar parte de los errores que «corren y corren y corren», literalmente los aterrorizaba). Ya a esta altura el grado de desconfianza en Transylvania había alcanzado dimensiones difícilmente imaginables en el pasado remoto.

                «Sí, vengo a hablar con ustedes, les tengo que leer algo». Y empezó a leer y a comentar y a solicitar que «libremente» firmasen la misiva.

En fin: más de lo mismo, como era de esperarse. El orden de los factores no modifica el producto… Así que el cálculo resultante de las calculaciones de Calculetti era…

       que en Transylvania hay un mayoritario y amplio acuerdo

       que hay una profunda comunión

       que hay una sana y sabia autocrítica (obviamente, Calculetti sufría alucinaciones)

        que una intervención en el gobierno haría daño

        que hay un grupejo de indeseables dominados por el mal espíritu

       que toda esta movida procede particularmente de un personaje maquiavélico (¡Nada menos! Calculetti seguía alucinando…)

        que el personaje maquiavélico hablaba contra el Gerente Universal (¡Claro, Calculetti nunca lo hizo, por supuesto que no! Bah, alguna vez sí. Bah, varias. Pero si lo hacía él estaba bien. Porque él tenía buen espíritu, y por lo tanto tenía razón)

         y un largo etcétera que cualquier lector de mediana imaginación sabrá completar. Es que cuando le agarraba la depre era inconfundible.

Y, colorín colorado, este cuento (que jamás ocurrió ni llegó a ningún convento) ha terminado.

Ermenegildo Del Bosque

Anuncios

42 pensamientos en “Colorín Colorado

  1. Cuando se estudiaba ingenieria (epocas ha) había materias tales como cálculos I y II para que no metas la pata, siendo profesional y te mandes un pedo construyendo algo que puede ser un riesgo para vos y para el resto. Me parece que Calculetti y el resto están queriendo hacer los deberes atrazados…….pasaron por alto miles de cosas contra conciencia y ahora te quieren hacer firmar un enesimo papel donde ni más ni menos vos asumis todos los pedos que se mandaron ocultando el mal material, los riesgos y las consecuencias.
    Lo dije antes, ni en pedo firmo……….ahora que se viene el colapso quieren que te hagas cargo de todo aquello en lo no te hicieron participar………….se acuerdan de la democracia a este momento??
    Pues hombre, esta historia es de gallegos……..con perdón de los gallegos.

    Me gusta

  2. No sé cómo se me pasó esta maravillosa semblanza de Fray I……..y les aseguro que la realidad supera con creces toda imaginación posible……..pero hay que practicar la letizia amoris……

    Me gusta

  3. Hablando de cartas, no saben cómo está ” la flor de invernadero ” … Manda cartas y cartas y cartas… gastando tinta a lo loca, perdón, a lo loco !

    Me gusta

  4. Jaja muy bueno!!!! Ahora me cierra lo de fray Inepto, fray Trapito, fray delicado, fray Destructor (también conocido como fray K), fray vizcacha, fray cabeza, fray chueco, fray Chuleta, fray fonola, fray Ivrancatelli, fray Bonario, fray Canuto, etc….
    Y la metralleta quién se las dio? No se olviden de eso los que critican al gobierno pero todavía defienden al irreprochable…

    Me gusta

  5. Como es eso de que la Santa Silla lo retó a Ivrancatelli por la famosa carta? Y que sólo les están avisando a los que firmaron??? Qué espíritu de familia!!!

    Me gusta

  6. En Transilvania hay una piora que parece melliza de fray turcus: recaudar, recaudar. Y en la ultima revista del bishop el proselitismo es asombroso! Estarán tratando de convencerlo al ordinario de sus bondades?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s