Andar bien – Andar mal

bipolaridad-Luego del receso sagrado y de los habituales excercitia spiritualia todo parecía marchar con normalidad por la Aldea (o con la normalidad que allí puede reinar, claro…). Sin embargo, un grito rompió el sacrosanto mutismo:

– ¡Aguas! ¡aguas! ¡humo, humo! – gritó Aprendiz desencajado.

– ¿Pero qué habrá pasado esta vez? ¡Acá no termina uno de desayunarse! –pensó para sus adentros Fray Gaviota, mientras acomodaba su mate. ¿Qué pasó?

Fray Aprendiz, quien como Mercurio llevaba los recados, dijo:

¡Es el malespiritismo! ¡Nos persigue por doquier! ¡Kukuses, matarazas y terciarios! ¡Todo es un lío! ¡Así no se puede seguir!

– ¿Los terciarios y las matarazas? Ehhh…, no puede seeer…, eh…, ehh…, – dijo en su tono amable Fray Gaviota. ¡Si yo ya lo he explicado todo! Tienen obligación de no hablar sobre el Irreprochable y sus problemitas y de denunciar todo síntoma de malespiritismo. El malespiritismo es pecado; ¡ya lo decía Sarda y Salvany! (creo).

– Es que… no Fray Gaviota. Todo se está desmadrando; ya no es sólo lo del Irreprochable, sino el resto de los dramas: que tal desapareció; que a otro le dijeron que no complotara, que tal la tildaron de mal espíritu y a la de más allá no saben dónde meterla y… nadie se hace cargo… Y encima, encima ya no podemos calmar más a los terciarios.

– Pero no…: ¿Los terciarios también?

– Sí –respondió Aprendiz- ya no hacen caso ni a los sermones ni a la manipulación espiritual, ejem…, perdón, a la dirección espiritual. ¡Si hasta leen internet! ¡Yo no aguanto más! ¡Ya llevamos un buen tiempo así y esto no cambia! ¿En qué vamos a terminar? Hasta los idus de julio aguanto, ¿pero después? Después vemos cómo sigo.

– Pará…, pará –dijo fray Gaviota. No te hagas el bananita… hay que salvar el bien común; vos poné siempre paño frío y decí que hay que confiar en la Providencia. No permitas que siembren dudas, no dudes… ya sabemos lo que hay que repetir. ¿A ver? ¿Cómo te lo explico? Repasemos. Cuando alguien se va de la Aldea, hay que decir: andaba mal…”. ¿A ver? Repetí conmigo: “andaba mal”.

– “Andaba mal”, “andaba mal”, “andaba mal”, “andaba mal”, “andaba mal”, “andaba mal”, “andaba mal”, “andaba mal”, “andaba mal”, “andaba mal”, “andaba mal”, “andaba mal”. ¡Listo! Ya sé lo que hay que decir cuando alguien se va “¡Andaba mal!”. ¡Ya me siento mejor! –dijo Aprendiz.

– ¡Bravo! ¿Y si alguien pregunta sobre el Irreprochable?

– Ehhh…, ¿Cómo era? ¡Ah, sí! Lo de Noé…, lo de no sembrar dudas…, lo de salvar el bien común… y después lo del librito ese que mandaron a imprimir en el 2010 ¿cómo se llamaba? ¡Si hasta tengo las fotocopias por ahí! ¡Ah, sí! “Rocas de escándalo”, ¿no? – dijo pensativo Aprendiz.

– Eso, eso. Vos tranquilo; no hay que perder la calma.

– Pero… ¿y ese rumor acerca de los medios? ¿y si sale algo en los diarios, como andan diciendo desde hace semanas?

– ¡Pues nada! Silencio; diremos: “son zurdos que dicen mentiras”. ¡Ya nos lo enseñaron! ¿Pero vos que fuiste forrrrrrrmadorrrr no aprendiste nada? Tranquilo. Estamos mejor que nunca –dijo fray Gaviota.

Fray Aprendiz se fue silbando bajito y repetía: “Andaba mal”, “andaba mal”, “andaba mal”, “andaba mal”, “andaba mal”, “andaba mal”, “andaba mal”, “andaba mal”, “andaba mal”.

Hasta que, sin saber por qué, comenzó a decir: “andamos mal”, “andamos mal”, “andamos mal”, “andamos mal”, “andamos mal”. Y comenzó a buscar un bote.

Fray Placidus

PS: SD pide disculpas al comentarista que escribió hace unas semanas con nombre o nick de “Carlos Haddad” por haber dejado pasar un comentario desubicado. Aprovecha también la ocasión a invitar a leer este sitio sólo a quienes les aproveche y no a quienes no les sirva, pues hay mil modos mejores de perder el tiempo… y  de gastar retina…

Anuncios

16 pensamientos en “Andar bien – Andar mal

  1. entonces, en quienes resistían o lo procuraban así como en quienes veían la cosa desde afuera a consecuencia de haber advertido su propia finitud para la resistencia, se produjo la necesidad de responder a la inquietud humana básica de volver a hacer sociedad; y se hallaron, para satisfacerse, reunidos en la claridad SD y las breves tertulias informales del día a día. O sea: una parcela eclesial que se incrementaba y buscaba reacomodarse.

    Me gusta

  2. ¿¿Humo!?, ¡Humo!!!!, agua!!, agua!!,
    literalmente esto paso en el país de nunca jamás.
    También llego el mal espíritu a las matarazas que están en el corral. Tanto que para espantarlo andan prendiendo velas en las habitaciones. Después humo. Pero mucho humo por debajo de la puerta. Hasta los lanza agua tuvieron que acudir, porque si no se les quemaba el monasterio. Pero no pasó nada, todo está bien…

    Me gusta

  3. Haciendo honor a su nombre, el p. Gavilán tiene una predilección por las pollas, especialmente de la especie matarazas. Una frase suya resume su compromiso por la verdad, la justicia y el bien del alma del prójimo: “yo no lo ví”.

    Me gusta

    • Una vez el hermano Bayo le reclamó que tenía siempre muy presentes a las matarazas en sus temas de conversación… Será corto, pero no es ningún Gil…

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s