The Best

superman2(Otro personaje del Tren Fantasma, que, por supuesto, jamás existió)

Era el mejor.

En todo.

Un fenómeno.

Un formador nato. Bah, qué «un» formador: EL formador.

Tenía «la posta» en el estudio. De hecho, era uno de los eternos profesores de élite.

Tenía «la posta» en el apostolado. Para los jóvenes, nadie como él. Para las jóvenes, menos.

Tenía «la posta» para animar las fiestas. Crespín y compadrito, folklorista y tanguero, sabía qué cantar, cuándo y cómo.

Tenía «la posta» en las diversiones. Para los «divagues», el námber uán, el rey de la chispa.

Reconocido actor y director, se había hecho filmar haciendo de Súperman. Lenguas maliciosas decían que hacía de Bultman. Pero no, era de Súperman. Era Súperman.

Él.

Literalmente un fenómeno. Maestro de las Sentencias y de los criterios, expositor incomparable de la esencia de la vida religiosa, a él adjudica una vieja y muy segura tradición oral el mérito indiscutible de haber exhortado con fogosa vehemencia a sus súbditos y a decenas de jovencillas consagradas, que lo miraban extasiadas, diciendo: «hay que tener confianza en los superiores, hay que decirles todo. Al superior hay que decirle todo… hasta los pecados». Muy edificante. Imagínese Ud., tener un formador así… No, de verdad: un fenómeno.

Y ahí estaba, de nuevo, en la cátedra. Fray Jeronimiano parecía un calambre viviente, un hormiguero entero, como si se hubiera tragado todo un enjambre… Se le notaba que estaba haciendo esfuerzos sobrehumanos para dominarse, pero no podía esconder el temblor que tamaños esfuerzos le producían.

La función comenzó.

        La viiida religioooosaaaa…

–«Uuuy, de nuevo». Pobre Fray Jeronimiano, la exclamación le salió espontáneamente. De vuelta me había tocado quedar al lado de él, así que me tenía que preparar para aguantarme los codazos y los comentarios… Yo también sabía cómo era el tema. Cada vez que una prédica empezaba así, y ello ocurría muy frecuentemente, había que programarse para tomársela con calma, porque podía terminar en cualquier cosa.

La prédica siguió por los senderos habituales del estilo de Transylvania. Que la vida religiosa es el mejor estado de vida… que la mejor vocación es la sacerdotal… que por consiguiente todo Transylvania está en la mejor de las situaciones. Que somos los mejores en doctrina… que no somos ni payasos ni aparatos en la liturgia, con un equilibrio perfecto… que tenemos un empuje apostólico impresionante… Resumimos y asumimos lo mejor de cada santo y la crema de la tradición de la Iglesia. En fin: tenemos la mejor vocación y estamos en el mejor seminario. La conclusión se veía venir:

        El seminario te da todos los elementos para ser un excelente misionero…

La frase incluía, obviamente, una autopropaganda del staff de formadores. Me llamó la atención que Fray Jeronimiano no hubiera hecho hasta este momento comentario alguno, porque se imponían distintas observaciones: la distinción entre la finalidad y función esencial de un seminario como el de Transylvania y la realización efectiva de la misma; la necesidad de crear hábitos, que no pueden generarse ni mucho menos arraigarse profundamente en medio de los cambios permanentes bajo el imperio de la más increíble irregularidad; la necesidad de conferir una seria formación humanista, que no puede ser alcanzada mediante cursos-parche para figurar en una crónica; el conocimiento sólido y seguro de la liturgia, de la historia de la Iglesia… para saber dónde se está parado; la necesidad de la lectura y el estudio de los clásicos de la espiritualidad (hubo célebres y abiertamente promovidos directores espirituales surgidos de la Aldea, certificados con todas las credenciales, que no habían leído siquiera las obras mayores de santa Teresa, y eran capellanes matarazos…). La necesidad de estudiar seria y profundamente la filosofía y la teología… de que los profesores fueran personas realmente preparadas y competentes en sus campos y no que fuesen los seminaristas mismos quienes dictasen las clases… En fin, no hacía falta mucho para darse cuenta de que la frase era, al menos, exagerada. Pero se ve que el esfuerzo de FJdR por mantenerse en silencio era enorme.

         Si uno después defecciona o no hace las cosas bien, es por culpa de esa persona, no del seminario…

–«Claro, si sómo lo mejóre». Parecía difícil que FJdR mantuviera el silencio por más tiempo, era lógico. –«Mirá –añadió–, seguro que está abriendo el paraguas porque están escondiendo la enésima defección, ponéle la firma».

El paso siguiente de la prédica era previsible. Para hacer más clara la propia excelencia resultaba necesario marcar el contraste refiriéndose a lo opuesto: ¡los diocesanos!

«Los diocesanos» era algo que, puertas adentro, se pronunciaba casi con desdén. En Transylvania, aunque jamás expresada de modo explícito ad extra o ante aquellos ante quienes conviene disimular, la convicción común es que la vocación diocesana «es trucha», de segunda. En el fondo, una manera disminuida de amar a Dios. En rigor, se trataría de personas que se quedan a mitad de camino: o bien se trata de personas a las que Dios llamó a más, a ser religiosos, pero no lo vieron ni lo ven, no se dan cuenta, justamente porque les faltan… garras [Editado por SD]. O bien se trata de casos en los cuales Dios decidió llamar a esas personas a menor santidad. Porque, por supuesto: si Dios te llama a más santidad, te llama a la vida religiosa; y si te llama a la posta-posta-posta, te llama a Transylvania. Así que… pobrecitos estos tipos. Pero bueno, Dios nos eligió a nosotros, qué le vamos a hacer.

La perorata prosiguió:

         Y, si no, fíjense en Don Giosualdino… Ya sabemos cómo es, un pobre tipo, no tiene idea… Pero bueno: si él hubiera tenido las mismas gracias que tuve yo…

El codazo que me pegó FJ me dejó sin aire. Si hubiera ocurrido en un partido de fútbol, era para roja directa. Se volvió y me miró, en un segundo, con el rostro desencajado, los ojos desorbitados y sin poder evitar llevarse las manos a la cabeza. «No –me dijo–, no, no puedo creer que siga lo que veo que se viene…». El impresentable predicador carraspeó y retomó:

        si él hubiera tenido las mismas gracias que tuve yo, sería mejor que yo.

–«Ah bueeee… ¿Viste, te dije! Es “el-me-jor”, es él. Por supuesto, por gracia de Dios. Dios le dio la gracia de ser mejor y él tiene el mérito de haber sido fiel a la gracia. Pelagianismo puro. Narcisismo teológico. Está afirmando desde la cátedra que es mejor que el otro… por supuesto, por gracia de Dios. Este tipo está para el manicomio… ¡Y lo tienen de forrmadorrr!».

Los comentarios de FJdR eran ya muy duros, pero en el contexto se entendían. Y ya sabemos que cuando se enojaba, exageraba. Me parece que, por ahí, haciendo un poquito de fuerza y con ganas, las infelices expresiones del predicador se podían llegar a entender bien… si bien no se podía negar que eran sumamente desafortunadas. Pero FJ las interpretaba siempre «simpliciter», como le gustaba decir a él.

No pude seguir el resto de la prédica. Los pocos minutos de duración que le quedaron los dediqué a recuperar el aire y el ritmo normal de la respiración, porque el codazo había sido de verdad fuerte.

A la noche FJdR cayó a mi celda, sigilosamente y en secreto, para evitar comprometerme. No quería que me acusasen también a mí de «mal espíritu». Con una mirada pícara y guiñándome un ojo me extendió un papel. «Lo hice después de la cena –me dijo–. Dale, leé».

El papel llevaba como título «Oración del forrrmador» y decía así:

            Te doy gracias, Señor, por cómo soy, gracias a Ti.

            Gracias por las gracias con que has embellecido mi hermosa alma.

            Gracias por llamarme a ser sacerdote religioso de Transylvania, la mejor de las vocaciones en el mejor de los lugares.

            Gracias por no haberme hecho como los demás: diocesanos, progres, finolis, maracas, liturgistas, puntillosos, cuadrados, manijeros, lefevristas, pasteleros, mundanos, carismáticos, ni nada de eso. Ni tampoco como los malos religiosos: desobedientes, de juicio propio y de mal espíritu, ésos que juzgan a los superiores.

            Gracias también por haberme hecho superior. Porque el superior está llamado a más santidad. ¡Gracias!

            Gracias por el discernimiento que me has dado para juzgar a los súbditos. Ejerzo ese precioso don con todo gusto. ¡Gracias!

            Gracias por haberme hecho tomista, y tomista cabriano, que es el mejor tomismo, y no como todos los demás “tomistas”, formalistas que nunca leen a santo Tomás, y no conocen al cabrismo. Pobres ignorantes: si les hubieras dado las mismas gracias que a mí, serían mejores que yo.

            Gracias también, Señor, por este profundo acto de humildad.

            Qué hermoso que es ser así.

            Amén.

Se me llenaron los ojos de lágrimas. Y lo único que pude hacer, sin siquiera tener fuerzas para levantar la mirada, fue decir: «Ten piedad de mí, Señor, que soy un pobre pecador».

 

Fr. Juan del Monte

Anuncios

75 pensamientos en “The Best

  1. Por favor! Que alguien dé más indicios de quién puede llegar a ser este fenómeno personaje! Si bien harán referencia a uno en particular (que no sé quién es), sin embargo se reconoce en esa figura una nota típica de varios aldeanos… Perfecto lo de la concepción sobre otras formas distintas al ive… tal cual! Aporten datos, que es muy interesante la cosa… (y muy gracioso… lamentablemente) Pero como ya dijimos una vez: Dios conoce la verdad de todo esto, y desde arriba sonríe… Salute!

    Me gusta

  2. Cómo me gustaría copiar la oración de Fjdr y empapelar la aldea con ella! Y me pregunto. .. aun así reflexionarian? Mmmmm…. es muy difícil volver de la lobotomia. Pero hay que intentarlo.

    Me gusta

  3. Si! Totalmente! Publicanos y fariseos. .. pero se creen que ellos son Jesucristo y los publicanos y fariseos son los difamadores. Desde acá abajo se les ve el culo y cuando caigan….. agarrate que tiembla la tierra eh. Pobres tipos….

    Me gusta

  4. Y sigue la panfleteada por las distintas sucursales de la empresa! “Somos los mejores” si hasta lo dice el Papa que nuestro carisma es excepcional! a través de sus enviados que por supuesto fueron a felicitarlos! Están chochos! Ya están ensayando la conocida canción manija: lo dice el Papa, lo dicen los obispos que los de” la aldea”
    es lo mejor que tiene Cristo. .. con la música de la filarmonica de transilvania y con la dirección del afamado director Mc Kurrick. Vamos todavía muchachos!

    Me gusta

  5. Solo una pista mas. The best, Superman o Birdman o como quieran llamarlo a este personaje que no existió… ¿ habita el reino de Monte Botella ?
    Si la respuesta es sí…lo saqué.

    Me gusta

  6. Ya está… ya lo sacamos. Creo que todos lo sabemos. Habita Monte Botella…. y quién otro puede ser? Pero con respecto a este viejo amigo (que es joven de edad) yo quisiera pensar que lo hace de ignorante, convencido de una convicción, valga la redundancia, equivocada. Piensa que ser así es la santidad; que en eso consiste la santidad. Pienso que lo piensa así: estará convencido. No juzguemos su intención; tratemos de salvarla, como las de tantos tantos y tantísimos aldeanos y aldeanas que estarán confundidos y ENGAÑADOS… Eso sería pensar bien, en el mejor de los casos, salvando las intenciones. En definitiva sólo Dios lo sabe, y de hecho El será quien juzgue. Valga este comentario para juzgar los hechos y las doctrinas, y nunca las intenciones y las personas. Es obvio lo que digo, pero lo digo porque me dio una lástima especial enterarme de quién es The Best, Superman…

    Me gusta

  7. A todo este festejo irracional le falta solo un tango de puño y letra del irreprochable cantado por la voz arraaaaaabaleraaa de encontrala…..

    Me gusta

  8. Puede ser que haya otro de estos Superman en el Nord… ahora que decís, caben otras sospechas. Pero se trata de una actitud de muchos, unfortunately

    Me gusta

  9. Me llego esto…

    lea por favor la segunda pregunta de este articulo:

    https://www.aciprensa.com/noticias/texto-completo-rueda-de-prensa-del-papa-francisco-en-el-vuelo-de-regreso-de-mexico-98211/

    “Bueno, lo de Maciel, volviendo a la congregación, tuvo una intervención, y hoy día el gobierno de la congregación está semi-intervenido. O sea, el superior general, es elegido por el consejo, por el capítulo general, pero el vicario lo elige el Papa. Dos consejeros generales los elige el consejo, el capítulo general, y los otros dos los elige el Papa. De tal manera que así vamos ayudando a revisar cuentas antiguas.”

    es lo que falta en la Aldea: ” que ayuden a revisar cuentas antiguas…”

    imagino que los LC hablan mandado cartas pidiendo no ser “humillados!”

    Fuerza Eternos!

    Me gusta

  10. Muy bueno el reconocimiento de Francisco a Benedicto quien de manera escondida “ayudo a destapar la olla”:

    Respuesta: Bueno, empiezo por lo segundo. Un obispo que cambia a un sacerdote de parroquia cuando se detecta una pederastía es un inconsciente y lo mejor que puede hacer es presentar la renuncia. ¿Clarito? Segundo: para atrás, caso Maciel, y aquí me permito rendir un homenaje, sino al hombre que luchó en momentos que no tenía fuerza para imponerse hasta que logró imponer… Ratzinger… el Cardenal Ratzinger (aplausos), sí, un aplauso para él. Es un hombre que tuvo toda la documentación. Siendo Prefecto de la Doctrina de la Fe tuvo todo en sus manos. Hizo las investigaciones y llegó, y llegó, y llegó… y no pudo ir más allá en la ejecución. Pero, si ustedes se acuerdan, diez días antes de morir San Juan Pablo II, aquel Vía Crucis del Viernes Santo le dijo a toda la Iglesia que había que limpiar las porquerías de la Iglesia. Y en la Misa Pro Eligendo Pontifice, donde no es tonto, él sabía que era candidato, no le importó maquillar su postura, dijo exactamente lo mismo. O sea, fue el valiente que ayudó a tantos a abrir esta puerta.

    Así que lo quiero recordar porque a veces nos olvidamos de estos trabajos escondidos que fueron los que prepararon los cimientos para destapar la olla.

    Me gusta

  11. muchachos, parodiando al Chavo, “la venganza (ni la envidia) nunca es buena, mata el alma y la envenena”. Un poco de humor a tanta bilis. Zapatero, a tus zapatos. cada quien con su cada cual, la humildad es la verdad..si hay mejores que yo, ¡aguantátelas, Rosita!
    Bue, que Dios los ampare, los perdone y aprovechen las indulgencias, porque están para el horno…

    Me gusta

    • Rosita parece que sos enemiga de la Verdad y por consiguiente de la Libertad…. buscamos la Verdad no la venganza. Al contrario queremos la salvación de todos porque nos duele que estén avasallador por el engaño y los mueva la soberbia. Porque la mayoría que opinamos tenemos un afecto especial por los de la aldea y su fundador. No es venganza ni rencor es dolor. Jesucristo dijo ” LA VERDAD OS HARÁ LIBRES” no soy exegeta pero creo que interpreto que lo antagonico sería que ” la mentira y el engaño os hará esclavos” y vos que queres ser… Libre o esclava?

      Me gusta

  12. LA GENTE (nosotros y todos los que tienen sentido moral) QUIEREN VERDAD Y JUSTICIA, VERDAD Y JUSTICIA, VERDAD Y JUSTICIA, VERDAD Y JUSTICIA, VERDAD Y JUSTICIA, VERDAD Y JUSTICIA…. Nada más…Hasta que no se haga eso, la cosa va a seguir igual y PEOR.

    Me gusta

  13. Una pregunta que evoca la sinceridad y sensatez: Qué santidad puede haber sin VERDAD Y CARIDAD? A ver si algún oficialista responde a esto… En la “Aldea” ya no hay más estas cosas, en la corrompida, farisaica e hipócrita cúspide… Menos mal que está el consuelo de Dios

    Me gusta

  14. El daño que se puede hacer a un joven -que nunca existió- pero cuyo poder de decisión estaba debilitado pues había entrado al seminario menor con 11 o 12 años y desde entonces se había acostumbrado a la obediencia absoluta que ustedes saben. Decidió salir después del noviciado. Lo hizo, sin embargo estando fuera creyó que el Señor lo seguía llamando. ¡¿Qué piensan que le dijo el Director Espiritual de la Aldea cuando le comentó que quería ser diocesano?! Acertaron: Ser diocesano es lo peor y si no me obedeces te vas a condenar porque Dios te habla a través de mí.
    Este pobre joven -que nunca existió-, por fin logró liberarse y tomar sus propias decisiones.
    Rosita: ¿te das cuenta de que no se trata de cosas menores?

    Me gusta

  15. La verdad es que son geniales!!! dignos alumnos de tan incomprendida aldea. Perfectos en su ironía, en su lógica irreal aunque realísima, en sus ataques certeros y demoledores ..Lo que me divierto con este post!!! Aunque, ” la risa abundante y reiterada
    garantiza una vida saludable,
    si bien no la eternidad.”
    Sigo rezando por ustedes, me da pena que se hayan ido (¿o aún están adentro?) tan mal. Seguro los conozco! Ya me los voy a encontrar!!

    Me gusta

    • Rosita, hay un principio que se llama “principio de no contradicción”. Si la lógica es irreal, no puede ser realísima (salvo que hable de distintos respectos, cosa que usted no aclaro). Los ataques no son ataques, sino más bien correcciones fraternas. El Forrmadorr de Montebotella que lee este post debería preguntarse si algo coincide con la realidad (que siempre es pura coincidencia, pues se narran cosas que nunca ocurrieron) y de ser así, corregirse y cambiar. Ese es el fin de las parábolas, la corrección fraterna. Quien no tiene la conciencia tranquila no la ve como una corrección, sino como un “ataque demoledor”. Y en cuanto haberse ido, no todos nos hemos ido de la aldea. Pero no necesariamente los que se fueron, se fueron mal. Algunos se fueron porque en la aldea los eternos no les permitían usar el cerebro. Según los eternos, para ser un buen religioso había que renunciar al uso del cerebro y actuar como playmobiles. Los que se fueron por este motivo, no se fueron mal. Es más, lea lo que dice Santo Tomás en De Veritate q 17 art 5 y muchas cosas se le van a aclarar. Santo Tomás en allí habla de la obediencia hacia los prelados, y dice que cuando la conciencia manda una cosa y el prelado manda otra, se debe seguir la voz de la conciencia, ya que esta es la voz de Dios impresa en el alma. Eso lo dice Santo Tomás. Siendo que ellos son tan tomistas, este punto en la aldea lo saltean y no lo tocan nunca. En todo caso los que están en el puesto equivocado son los eternos. Rosita, si los locos fuesen 1 o 2, sus palabras podrían llegar a ser verdaderas. Si los locos en cambio son 170, y los eternos ni siquiera se preguntan en que le están pifiando y escriben cartas soberbias a la Santa Silla (como la última) diciendo que “se conocen bien y que ellos son los mejores para discernir quienes los pueden gobernar”, entonces yo no estaría tan seguro de que quienes están mal son todos los que se fueron. Habría que revisar la “salud mental” de los que están adentro, empezando por los jefes de la aldea. Que tenga buen día, y cocínele a su marido unos buenos ravioles al tuco (el pobre santo se lo merece). Y deje de razonar como los Testigos de Jehová, pues la única que se degrada es usted misma, y también agravia a aquellos que usted dice defender.

      Me gusta

    • Seguro Rosita que nos encontramos pero… nosotros sabemos quién sos vos pero vos sabes quienes somos nosotros?no es necesario ese tono amenazante que te caracteriza

      Me gusta

  16. Y aguantate Catalina, ahora que sale la generación de matarazas que han sido reformateadas por el innombrable para hacer dirección espiritual y predicar retiros (ya que sacaron buenos apuntes al pie de la letra del fundidor)……………..
    El formador de Monte B va a quedar un poroto……..ni para el segundo puesto de Robin

    Me gusta

  17. PERFECTO EL COMENTARIO DE AUGUSTO!! PERFECTO, CLARISIMO, IMPECABLE! SE LA DIO EN LA NUCA A LA POBRE ROSITA QUE YA NO SABE QUÉ HACER: SI COMENZAR A PENSAR, A RECAPACITAR, O A SEGUIR ENCEGUECIDA CON EL ESTILO LAMENTABLEMENTE INCAMBIABLE DE LOS CIEGOS QUE NO QUIEREN VER. EVOQUEMOS AL MILAGRO, MUCHACHOS, ACÁ NO QUEDA OTRA…. REZAMOS POR VOS ROSITA, PARA QUE TE SANTIFIQUES, HACIENDO RAVIOLES O ABRIENDO LOS OJOS… VOS ELEGÍS.
    SALUTE!

    Me gusta

  18. Hay rumores de que los Capos del discernimiento y los poseedores de la Posta, les han pedido a las matarazas que rezan mucho por los Padres, porque la están pasando mal… Algo se viene

    Me gusta

    • creo que lo mas oportuno es que recemos todos por todos y un poco de penitencia tampoco vendría mal, para que lo que se venga produzca el mayor bien y el menor mal posible.

      Me gusta

  19. Yo aprendí que la voz de Dios se manifiesta por medio del director espiritual, y del superior si sos religioso. No sé qué aprendieron ustedes, pero se ve que fueron malos alumnos.
    Sólo se desobedece si te mandan a pecar, y eso en cualquier orden, eclesiástico o civil.
    Ahora bien, si no obedezco, es problema de las consecuencias del pecado original, no de aquél que bien te manda.
    Por otra parte, ciertamente la conciencia es la voz de Dios impresa en el alma, pero puede pasar que sea errónea, dudosa, falsa…entonces, hay que obedecer a tu superior.
    Muchachos, yo ya soy mataraza como me llaman ustedes, lo cual me divierte mucho. Y soy más zorra que vieja. Yo creo en el amor a Dios expresado en la obediencia a mis superiores y les digo a mis hijos lo que decía san Ignacio: el que manda puede equivocarse, pero el que obedece, no.
    Y Dios bendice a la monja que plantó el árbol seco por obediencia. ¿recuerdan este caso?
    Esta es la historia de los santos consagrados a Dios por el voto de obediencia. Si ustedes no quieren obedecer, el problema es del chancho. Los saludo amablemente.

    Me gusta

    • Rosita, tu última intervención demuestra que sos incorregible por el simple hecho de que tomaste la decisión de no razonar. Se entiende: sería una desilusión sumamente enorme, una verdadera tragedia, aceptar que construiste, sin culpa alguna, tu vida entera o gran parte de ella, basada en el engaño de personas mediocres e incapaces. De ahí surge la patología espiritual de la cerrazón, tan bien expresada por ese “yo aprendí…”.
      Sí, aprendiste eso. Pero era un error. Te “formaron” (si fuiste o sos mataraza o qué se yo… no sé… obviamente no te das a conocer de modo claro, ni siquiera se puede saber si sos mujer o varón)… te formaron en el error, asumiste una estructura operativa errónea, de manera inculpable por tu parte, no caben dudas.
      Te enseñaron que la voz de Dios es un oráculo que surge desde el director espiritual: FALSO. El director espiritual, si es bueno, tiene que orientarte para que aprendas vos misma a discernir en primera persona los movimientos de la gracia en tu alma y serles fidelísima. “Serán todos enseñados de Dios”… dice el evangelio de San Juan. El verdadero “director”, el único maestro espiritual, es el Espíritu Santo, que poseen todos aquellos que viven en gracia de Dios. Éso es el cristianismo real y vivo. El resto es sarasa.
      Te enseñaron que la voz de Dios es un oráculo que surge desde el superior, o la superiora: FALSO. En lo interior, por los mismos motivos que antes; en lo exterior, porque, como vos misma decís, citando a toda una tradición espiritual legítima que te marcaron a fuego, “el que obedece no se equivoca”. Eso quiere decir que se puede equivocar el que manda; pero si el que manda es la voz de Dios, entonces, la voz de Dios se puede equivocar. ¿Te das cuenta? Esos planteos, esas frasecitas de santos sacadas de contexto y usadas fuera de lugar, sin las justas distinciones, llevan a cualquier absurdo. El superior no es una máquina expendedora de voluntades de Dios, ni convierte en beneplácito divino todo lo que arbitrariamente se le antoje: éso es lo que le vendieron a las matarazas, me consta en primerísima persona. Es lo que viven, es lo que piensan, es lo que les enseñaron. Una vil estafa. Si el superior no es capaz (por incompetencia, por inmadurez, por falta de profundidad, por falta de humildad y, por consiguiente, por no querer escuchar también al súbdito)… si el superior no es capaz de dar con el beneplácito divino, el súbdito está obligado a ejecutar el acto, si éste no es pecado y si cae bajo obediencia, pero no a pensar que el superior acertó con lo que a Dios más le hubiera gustado. En la Aldea esta parte no te la cuentan, te dicen otra cosa. Tampoco te cuentan que el superior no tiene facultad para mandar cosas al margen de las constituciones, contrarias a las necesidades naturales (no ir al baño), o mínimas (no rascarse la mejilla o no restregarse las manos). Ésto lo enseña explícitamente santo Tomás, pero la Aldea te lo oculta. Sobre todo lo de las cosas mínimas: un eterno superior dijo explícitamente que eso no convenía predicarlo, porque se daría lugar a muchas desobediencias. Es decir, te ocultan la verdad para dominar. Te predican solamente la parte que les conviene.
      Te enseñaron que en el caso de la conciencia errónea hay que seguir la voz del superior: FALSO. Porque Dios no te va a juzgar por la voz del superior, sino por el dictamen de tu conciencia. Por eso hay que procurar formar la conciencia. Pero ése es otro tema. Estas cosas las enseñaba el Gurú hace muchos años. Al parecer… no las enseñan más. Pero las enseñen o no, es ésa la doctrina explícita de santo Tomás y es una doctrina opuesta a la que la Aldea, erróneamente, le atribuye a san Ignacio, y a la que la Aldea, violentamente, quiere hacer compatible con la de santo Tomás. Pero, si la Aldea se dice tomista, ¿por qué no seguir a santo Tomás? ¿Acaso santo Tomás se equivocó o fue incompleto en su doctrina acerca de la virtud moral más importante de la vida religiosa? Se podría responder que hay evoluciones… y esto nos lleva al último punto.
      Te enseñaron que los santos regaban árboles secos. Sí… es verdad. Pero no te contaron que la historia tiene etapas, que hay verdaderos progresos, y que HAY QUE SENTIR DE VERDAD CON LA IGLESIA, como enseña san Ignacio mismo. Y entonces no te contaron que la disciplina de la Iglesia y su magisterio mismo, en este plano, se han vuelto cada vez más claros y explícitos. Hubo una evolución magisterial y disciplinar y esa parte tampoco te la contaron. No te contaron que la Iglesia prohíbe explícitamente a los superiores entrometerse en la conciencia de los súbditos -mientras el carilindo de “panorámicahermosa” siguió pertinazmente defendiendo que al superior hay que decirle los pecados; el caso está ya en la santa sede, “¡cosas grandes veredes!”-. No te contaron que la Iglesia NO quiere la obediencia ciega (salvo en las cosas de fe) como, en cambio, la exige la Aldea en el régimen de gobierno. Te presentaron el documento sobre la autoridad y la obediencia del 2010… tergiversándolo completamente e interpretándolo según la falsa doctrina de la obediencia, que es la que ellos proponen, y que el documento, justamente, quería evitar.
      Podría seguir con muchísimas cosas más.
      Rosita, te versearon.
      Te estafaron.
      Te sanatearon.
      Te mandaron fruta.
      Te vendieron una fidelidad a la Iglesia que no es tal.
      Te vendieron una imagen de la Iglesia que no es tal.
      Encima te ocultaron que en la Aldea hay gravísimas indecencias que involucran al ídolo que quisieron montar.
      TODOS queremos que esto cambie y mejore: conservando TODO lo bueno y potenciándolo, y eliminando TODO lo malo y erradicándolo. Obviamente, el camporismo entero se da cuenta de que si cae uno, caen todos… Pero ése es otro tema.
      Rosita, abrí los ojos. Game over.
      Cambio y fuera.

      Me gusta

    • Rosita, yo no tengo mucho más que agregar al excelente comentario de “Eugenio Amoroso Berizat”. Si bien mi comentario es largo, creo que Él le respondió como corresponde. Sin embargo, yo agrego lo siguiente: en sus palabras no se ve nada de humildad. Usted dice “no sé que aprendieron ustedes, pero se ve que fueron malos alumnos”. Esta afirmación, además de gratuita, es soberbia. Supóngase que a usted le hayan enseñado que 2 + 2 es 5, le hayan hecho repetir como loro esta afirmación por años. Luego, usted se da cuenta que 2 + 2 no son 5, sino 4. Usted quiere corregir la “enseñanza equivocada” de un mal profesor, y algunos le responden “Se ve que fuiste un mal alumno”. ¿Acaso la enseñanza dada en la Aldea está libre de errores? ¿No pueden pifiarle en algo? Siempre en la aldea se decía: “Tal seminario es malo, tal otro también. Este seminario es bueno, pero tiene una formación formalista, etc, etc”. ¡Claro! ¡Si fuera de la aldea no hay salvación! No sé para qué para que joraca está el magisterio de la Iglesia, si está la aldea…. Rosita, le recomiendo más humildad. Yo se que la palabra “humildad” no existe en el vocabulario de los eternos, pero si existe en el vocabulario de Jesucristo: “Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón” (Mt 11, 29). Eso por un lado.

      Por otro lado, nosotros también, al igual que usted, hemos aprendido en la Aldea que la voz de Dios se manifiesta a través del superior y el director espiritual. Sin embargo, si el superior dice algo contrario a los dogmas, al magisterio de la Iglesia, o a LA CONCIENCIA, uno no solo que no debe obedecerle sino que está obligado a seguir, sea el dogma, sea el magisterio de la Iglesia, sea la CONCIENCIA. Yo le dije que un texto que le podría dar mucha luz era el texto del De Veritate q 17 art 5, texto que por lo visto, USTED NO LEYÓ. En ese texto Santo Tomás afirma claramente que, aún en el caso de que la conciencia sea errónea, mientras persista el error, uno tiene que seguir la voz de la conciencia, AÚN CUANDO EL SUPERIOR MANDE OTRA COSA. Es cierto que la conciencia puede ser errónea y debe ser educada, pero mientras persista el error, uno está obligado a seguir la voz de la conciencia, ya que Dios se manifiesta primeramente en esta, antes que en la voz del superior. Lo único que está por encima de la conciencia son los dogmas y el Magisterio de la Iglesia definitivo. El Superior y el Director Espiritual no están por encima de la conciencia. Lea el texto de Santo Tomás (tan alabado en la aldea, pero al mismo tiempo tan desconocido) y luego me cuenta. No lo lea de apuntes, como hacen muchos (yo también lo hacía en su momento). Vaya al texto, y si es posible vaya al texto en latín, para evitar equívocos.

      Por último, uno no está obligado a los actos heroicos. Lo que hizo esta monjita, de plantar el árbol seco, fue un acto heroico. Sin embargo, no estaba obligada a hacerlo, lo hizo por un acto de humildad (más que de obediencia) que se puede catalogar como acto heroico. Pero el superior no puede pedirle al súbdito una virtud heroica, y si lo hace, el súbdito no está obligado a ello. Además, si el superior manda una cosa que al súbdito le hace mal espiritualmente, el súbdito tiene que preferir el bien de su alma a la obediencia al superior. Por ejemplo: si a una persona la quieren mandar a un lugar que es peligroso para su alma (en ese lugar el que es mandado puede perder la fe), esa persona con toda razón puede negarse a ir a ese lugar, ya que nuestra primera obligación es vivir en gracia, no obedecer los caprichos de un “manipulador”. Una cosa es cuando lo que nos manda un superior nos afecta materialmente. Pero si lo que nos manda un superior nos afecta espiritualmente a tal punto que peligra nuestra vida de gracia y sacerdocio, no solo podemos sino que debemos desobedecer.

      Querida Rosita, mejor dedíquese a cocinar los ravioles y santificar su vida de esa manera (seguramente cocinando usted recibirá un grado de lumen gloriae mayor al nuestro). Sin embargo, le insisto en que no siga defendiendo lo indefendible ni haciendo propaganda a los eternos. Los K perdieron las elecciones, y los eternos van por el mismo camino. Ponga su confianza en Dios y no en los hombres, pues estos la pueden defraudar. Sea más humilde, no crea que porque en la Aldea le enseñaron lo que le enseñaron, eso es Palabra de Dios. Infórmese un poquito más y recuerde que el ejemplo a seguir es Jesucristo, no el Irreprochable y los eternos. Que tenga un buen domingo.

      Me gusta

  20. “Sólo se desobedece si te mandan a pecar, y eso en cualquier orden, eclesiástico o civil”… O cuando manda lo que no está dentro de sus facultades mandar. Si un padre manda que su hijo estudie medicina el muchacho tiene derecho a resistirse y desobedecer. Ciertamente no le está mandando un pecado, no pecaría si obedeciera sin embargo tampoco es posible decir que es la voz de Dios a través de su padre… ¡Con ese criterio están justificadas tantas barbaridades del mundo actual! Hasta los matrimonios musulmanes entre hombres adultos y niñitas, pues ellas los contraen por obediencia. Es monstruoso.
    Lamentablemente la Aldea no es el único sitio donde se enseñan estas barbaridades (lean algo sobre el Camino Neocatecumenal, el comienzo de la crisis en los Legionarios y algunos grupúsculos como la Compañía de Cristo Crucificado y verán)

    Me gusta

  21. grande! Pirulo, sin desperdicio su propuesta: es “la posta” que todos los hombres de buena voluntad queremos y debemos asumir, desarrollar y heredar; sin descuidar que el Verbo Hecho Carne nos llama asimismo a poner manos a la obra en Su Obra material porque El eligió nuestra nuestra carne para ello.

    MVJ

    Me gusta

  22. Tremenda desobediente la Rosita, tiene la orden directa explícita de un superior de NO GASTAR RETINA en SD y ella hace lo que se le canta. Así no Rosita, OBEDEZCA.

    Me gusta

  23. Pero felicitaciones a Rosita, que en definitiva, es la que hace que salgan tan valiosos comentarios! Antes no se llegaba tan facil a 50 comentarios. No estoy alabando ni propulsando la dialéctica, jajaaa! Sino destacando que ella, Rosita, en su buena voluntad, coopera, sin darse cuenta quizas, a la formación de los desobedientes lectores derrochadores de retina de Sin Doblez! Salute por Rosita! Y a comer ravioles a su casa! Jajaa! (con buena honda, Ro)

    Me gusta

  24. Ustedes hacen conmigo lo que desprecian de la aldea. Se alaban mutuamente, se glorían se sí mismos y me dan con el caño a mí, que sólo trato de santificarme por medio de las humillaciones, porque no sé si aprendieron ( me consta que hay cosas que NO aprendieron), que no se llega al Cielo sino por medio de la cruz.
    Bah, a mí no me importan las críticas, chanzas y vituperios (¿parece que eso aprendieron?), porque tengo claro el objetivo. Pero ustedes han torcido el camino y se han quedado empantanados. Piensen un poco, razonen antes de decir barbaridades. Y vean cómo recuperan el vuelo de las águilas. Los saludo con mi atención y respeto acostumbrados.

    Me gusta

    • Estimada Rosita:

      “Los saludo con mi atención y respeto acostumbrados”. ¿Nos respeta llamándonos “judas”, “traidores”, como hizo en sus primeros comentarios? ¿Nos respeta diciendo a le gustaría tenernos en frente para decirnos unas cuantas cosas? (esto lo dijo en tono amenazante). Si ese es el respeto que muestra por nosotros, no me imagino cómo puede llegar a ser su falta de respeto (nos mata con el mismo cuchillo que usa para cocinar). Yo al menos le dije que usted cocinando iba a tener un grado mayor de lumen gloriae que nosotros (si es que por la misericordia de Dios nos salvamos). En otras palabras, se le dijo que seguramente usted será más santa que nosotros, pero que le pifia en su lógica y argumentación. ¿Quién es entonces la que está juzgando e insultando? ¿No se lee a usted misma? ¿No lee sus propios comentarios?

      Usted es una fiel discípula de la aldea. De hecho, su concepto de cargar la cruz es el mismo que el concepto de uno de los eternos que una vez, luego de haber humillado hasta casi hacer llorar a un seminarista le dijo: “Te estoy santificando. Si Dios te lo manda, es porque Dios lo quiere. Ofrece todo esto”. Claro, él era el superior, “hacía las veces de Dios” y por lo tanto tenía todo el derecho a “probar” al seminarista. Sin embargo, este mismo eterno dijo cuando alguien le habló de cargar la cruz ante los “supuestos” ataques de un obispo: “Nosotros cargamos la cruz, pero este obispo peca, porque lo que está haciendo con nosotros es injusto”. Claro, si vos lo haces con un seminarista es justo. Ahora, cuando alguien lo hace con vos, es injusto (ni siquiera la jerarquía de la Iglesia lo puede hacer con vos, sos más que la jerarquía). De la misma manera, yo podría agarrar a golpes a un buen cristiano, dejarlo en el hospital y decirle: “ofrézcalo m’hijo, se lo manda Dios”. Yo diría que Dios lo permite, pero no se lo manda, ya que yo voy a ser castigado por haberle roto los huesos a un pobre tipo.

      Pero entiendo su lógica Rosita. Sin embargo, de nuevo, su concepto de cargar la cruz es equivocado. La cruz es el camino para alcanzar la santidad, en esto estamos de acuerdo. Ahora bien, reventar a golpes a un tipo para probarlo y hacerle cargar la cruz, eso es una actitud jansenista y herética. Es usted la que debe revisar sus principios.

      A usted que le gustan las historias de santos, termino el comentario contándole una anécdota de Santo Tomás de Aquino, que es conocida. El Aquinate estaba leyendo en latín y el superior, al escuchar una palabra “mal pronunciada” lo corrigió. Santo Tomás pronunció la palabra como lo deseaba el superior. Entonces un fraile, en el tiempo libre le pregunta: “Fray Tomas, ¿Por qué cediste ante la corrección mal hecha del superior, si tu habías pronunciado esa palabra correctamente? Era el superior que estaba equivocado, no tu”. El Santo Doctor le responde a su hermano en religión: “Porque las discusiones sobre cosas accidentales no valen la pena. No estaba en juego ninguna verdad de fe. Ante cosas de menor valor, es mejor mostrar humildad y callar”. Santo Tomás aquí reconoció que el superior se había equivocado, y aún cuando hubiese podido discutir (justamente), no lo hizo, porque era una “cuestión accidental”. Sin embargo, si lo que estaba en juego era no una cuestión accidental sino una cuestión sustancial, en ese caso hubiese discutido y seguramente que no hubiese aceptado el error, por más que fuese del superior. Nuestros planteos (aunque usted no lo crea Rosita) no son sobre cosas accidentales, sino sustanciales, que si no se corrigen, pueden hacer daño espiritual a muchísimas personas de buena voluntad.

      Rosita, yo me despido de usted. No contestaré más a sus comentarios, ya que por lo visto, no vale la pena. Le dejo la última palabra, yo me quedo con la búsqueda de la verdad.

      Que tenga buenos días.

      Me gusta

  25. Aunque a la estimada Señora Respetuosa Rosita le parezca que nos “defendemos” o nos “alabamos” entre los que pensamos igual, y que “atacamos” a los que piensan distinto, no me queda otra que volver a pedir un aplauso a los egregios comentarios basados en el Doctor Angélico, que tanto han esclarecido esta cuestión, y un gran aplauso de nuevo a los valientes que hablaron. Nos quedamos con la búsqueda de la Verdad. Caso cerrado, no? Ahora habrá que “cambiar de tema”, SD… Aumentan los lectores, aumentan los comentarios…. y yo creo que aumentan las comprensiones de la verdad. Esto sí que está ayudando. Ojala que muchos terminen abriendo los ojos! Rezamos para que esto se dé.

    Me gusta

  26. Escribe Castellani: “¡Ay de los pueblos [congregacones, comunidades, familias] cuando la Autoridad comienza a escribirse con mayúscula! Entonces toma el lugar de la Verdad, que ésa sí lleva mayúscula, por ser Dios mismo”.
    Y sobre lo que haya que hacer: llevar la cruz, los sufrimientos etc… Nuncan más oportuna que la Palabra de Dios en la lectura de la epístola de hoy (Jon 3, 1-10) en la que se relata cómo por las oraciones y penitencia de los ninivitas el Señor los perdonó. Pero ¡ojo! no es sólo oración y penitencia pues estas deben ser precedidas de la conversión: “convirtiéndose cada uno de la mala vida e inicuo proceder (…) Y vio Dios sus obras, y cómo se habían convertido de su mala vida; y se compadeció de su pueblo el Señor Dios nuestro”.
    Rosita y los que piensan como ella: si no quieren atender razones, doctrina, argumentos OBEDEZCAN a la Palabra de Dios. Esto se arregla reconociendo el pecado y purgándolo.

    Me gusta

  27. “…Es más fácil engañar a la gente que convencerla que ha sido engañada…” Mark Twain. Y en el caso de Rosita y otros tantos que han sido engañados en la aldea, yo diría que es imposible. Pero no dejes de comentar Rosita que esto se esta poniendo divertido.

    Me gusta

    • A su comentario, Piedra, le agrego lo de allá cerca de la primera fábrica: Jacinta Pichi y su Galeno tardaron tres años en advertir su propia herida y de inmediato consultaron para la cura -¿heridos ustedes? les espetaron, y lanzaron una “solicitada” a la 1a., a la 2a. y a la 3a. para que nadie se les aproxime. . . se los declaró infestados.

      …¡vaya pobre Rosita o Rosito a intentar lograr conciencia!

      Me gusta

  28. ¡Felicitaciones Sin Doblez! Realmente este post is the best. Pocas veces sucede que el título del post coincide con la realidad. Desde que SD existe pocas veces hubo discusiones tan clarificadoras como las que hemos leído aquí. También, felicitaciones a Rosita, quién fue el primer motor (no en el ámbito trascendental, sino en el predicamental) que motivó todas estas discusiones y clarificaciones “doctrinales”. Es decir, Rosita con al defender lo indefendible “movió” a varios seguidores de este blog a responder formidablemente y dejar claros muchos aspectos que ayudarán a que varias personas abran los ojos y conozcan la verdad, que en definitiva es la que nos hará libres. También Rosita logró mas de… ¡60 comentarios! Nunca hubo tantos comentarios (y muchos muy buenos) en SD. Por eso, felicitaciones Rosita. No deje de comentar, de lo contrario, la extrañaremos. Dios la bendiga y rece por nosotros (los pobres “judas y traidores” )

    Me gusta

  29. Lo que no me quedó claro es por qué entraron a la aldea si iban a desobedecer!!! ¿A qué fueron? ¿Qué esperaban? Que les dejaran hacer lo que querían, sus caprichitos, como nenes malcriados..?Y sí, en algo fallan los formadores, dándoles carne cuando todavía toman el biberón. En fin, que no nos pondremos de acuerdo, pero sepan que sin disciplina y humildad no se puede ser religioso, así que bien hicieron en salir y casarse.
    Y al que me contestó que la monja aquélla plantó el árbol seco por humildad y no por obediencia, le digo: no hay obediencia sin humildad. Piensen en San José cuánto le costó entender lo que Dios le pedía…y es el más grande y el más obediente
    de los santos después de María. O refresquen las palabras del Padre Pío: “sin obediencia no hay virtud ”
    Saludos cordiales.

    Me gusta

    • Rosita, de verdad: ¿te fumaste un porro? ¿Vos leés y entendés las argumentaciones que se dan? ¿Leíste las demás “entradas”?
      A ver, vamos por partes.
      1) “no me quedó claro es por qué entraron a la aldea si iban a desobedecer”.
      Tu proposición contiene un sofisma, que ya fue explícitamente refutado en otras entradas del blog (así como las leí yo, podés leerlas vos también). El sofisma consiste en considerar desobedientes a aquellos que no “obedecen” con obediencia de juicio. Es un sofisma por los siguientes motivos: 1. La obediencia de juicio sería, en el mejor de los casos, el grado más perfecto de la virtud de la obediencia, un grado que presupondría ya consolidado el segundo, en el cual consiste la perfección sustancial de la obediencia: por consiguiente, es totalmente erróneo considerar desobediente a quien no haya alcanzado el máximo grado de perfección de la obediencia; puede tratarse de una persona virtuosa y muy virtuosa, y sumamente abnegada. 2. La doctrina que enseña la Aldea acerca de la obediencia de juicio falsea la verdadera noción de obediencia, diga lo que diga Neuronius en su panfleto.
      Tu proposición contiene otro sofisma más: que alguien haya defeccionado no significa que haya entrado para defeccionar; que alguien en un momento dé un paso mal dado no significa que al inicio su intención estuviera viciada. Te puedo asegurar que la inmensa mayoría de los que entraron a la Aldea, entraron para vivir las virtudes, sobre todo la caridad, y también la obediencia. Obviamente: nadie tiene la varita mágica para predecir el futuro. Varios han defeccionado, por distintos motivos. Ello no quita que también muchos de los que defeccionaron hayan entrado con buena intención.
      2) “si fallan los formadores…”. Bueno, te puedo asegurar que fallan y mucho, muchas veces y en muchas cosas. Sin ir más lejos, el carilindo de “panorámica hermosa” sostuvo y defendió pertinazmente, contra el derecho canónico, que el súbdito tiene que decirle los pecados al superior. Eso lo dijo, incluso, en una prédica: ha formado en el error, ha inculcado el error, ha generado una convicción errónea en la conciencia de los súbditos (y de las súbditas y… dirigidas) y ha provocado una conducta errónea. Se trata de un error gravísimo, que va en contra de todos los intentos de la Iglesia católica desde inicios del siglo pasado para resguardar el ámbito de la conciencia. El muchachito sigue siendo formador. En fin.
      3) Totalmente de acuerdo que sin obediencia y sin humildad no se puede ser un buen religioso. Nadie discute ello. Tampoco se puede ser un buen religioso, ni siquiera un buen cristiano, si se obra y se piensa en contra del dictamen de la conciencia.
      Sin embargo, en tu argumentación con respecto al ejemplo clásico de la monjita y el árbol, no sos capaz de distinguir los respectivos objetos de las virtudes: por más que vayan juntas, una cosa es la obediencia y otra cosa es la humildad. Y otra la paciencia.
      4) En tu conclusión volvés a insistir en la importancia de la obediencia. Nadie pone en duda este punto: tu error en este punto, ciertamente grave, y típico de la gente formada a fuego en la Aldea, consiste en pensar que aquí se está cuestionando la virtud de la obediencia. Nada más alejado de ello: lo que se procura en el blog, según lo que leí y todavía está online, es defender la auténtica noción de obediencia, la que enseñó santo Tomás, y quitarle la máscara a la tergiversación que propone la Aldea, que disfraza al vicio de virtud, destruyendo la auténtica virtud de la obediencia y llamando al mal bien y al bien mal.
      Bueno. Si llegás a responder manifestando un desacuerdo, espero que no salgas con disparates o sacando otros temas o sublimando otras broncas, sino que te detengas puntualmente en cada uno de los “ítems” proponiendo una argumentación clara y explicando qué cosas estarían erradas según tu entender y qué cosas no. En fin, por ahí es mucho pedir.
      Te mando un saludo cordial. ¡Fuerza, obediencia y humildad!

      Me gusta

  30. Perdón, pensaba no contestarle más a Rosita. Pero como “me casó” quiero aclararle que yo sigo siendo fraile y sigo en la aldea. Simplemente eso… no me gusta que me casen, todo lo que falta es que “por obediencia de juicio” me quieran imponer una suegra. Por otra parte, le repito que fue lo que dije, ya que por lo visto usted lee los comentarios en diagonal, pensando más en la respuesta que va a dar que en lo que está leyendo (contrario a toda doctrina tomista, ya que Santo Tomás decía que había que ser lento para hablar y presto al escuchar). Mis palabras fueron las siguientes: “Por último, uno no está obligado a los actos heroicos. Lo que hizo esta monjita, de plantar el árbol seco, fue un acto heroico. Sin embargo, no estaba obligada a hacerlo, lo hizo por un acto de humildad (más que de obediencia) que se puede catalogar como acto heroico”. Yo lo que dije fue que la monjita actuó por humildad, MAS que por obediencia. NUNCA DIJE que la monjita actuó por humildad Y NO por obediencia, como gratuitamente usted afirma en su enésima defensa de lo indefendible. Solo quería hacer estas precisiones. Antes de responder, lea bien los comentarios (cosa que por lo visto, usted no hace ya que no debe leer ni el patoruzito). Por lo demás, Eugenio volvió a responderle como corresponde. Vuelvo a insistirle que se dedique a cocinar, pues la “disputatio” no es lo suyo. Adiós!

    Me gusta

  31. Parece que en la aldea les enseñaron bien a sto. Tomás, porque lo citan de continuo, como texto de cabecera. Sin embargo, frailes y ex-f., ustedes se quejan de lo mal que sus formadores les presentaron la doctrina tomista. ¿En qué quedamos? ¿Son autodidactas?
    Y ese fraile trasnochado que aún permanece en la aldea, ¿qué hace ahí, busca información? eso se llama vileza.

    Me gusta

    • Rosita, si fuese por la aldea, a Santo Tomás no lo hubiese conocido de manera correcta. No fue la aldea quien me transmitió el conocimiento que tengo de Santo Tomás actual (que no digo que sea muchísimo tampoco, todavía lo estoy conociendo). A Santo Tomás lo conocí mejor gracias a frailes ajenos a la aldea. Y permanezco en la aldea porque la aldea no son los eternos ni tampoco el Irreprochable. Los eternos son parte de la aldea, como también el Irreprochable, pero la Aldea no son ellos ni quienes comparten su criterio. Según parece, usted piensa que quienes no comparten los criterios de estos personajes siniestros no son aptos para la Aldea, pero no es así. No está dicho que para permanecer en la aldea haya que pensar como los eternos. Es más, para permanecer en la aldea hay que respetar las constituciones, cosa que los eternos no respetan (prueba de ello son aquellos provinciales que han sido nombrados sin tener 10 años de contrato permanente ni 35 años de edad, por poner UN EJEMPLO de tantos). Yo hice mis promesas perpetuas a las constituciones de la aldea, no a los eternos ni a sus chanchullos. Por lo tanto, me quedo en la aldea porque Dios me llamó a servirlo en este lugar, pero yo hice promesas de vivir según las constituciones, no según los caprichos del eterno de turno. Eso Santo Tomás lo dice claramente, el religioso hace voto de obediencia a la regla, no a los caprichos del prior. Sin embargo, las constiuciones de la Aldea todavía no están aprobadas ya que la Santa Silla todavía no le dio el veredicto definitivo. Por lo tanto, las constituciones de la aldea también PUEDEN Y DEBEN ser revisadas, ya que su “querigma” tiene muchas cosas que son “poco claras” y que necesitan ser “redefinidas” (como también a sucedido con los LC). La Santa Silla, ahora que tomará medidas, se pondrá en acción luego de Julio, y esperemos que los eternos tengan la “humildad” y la “obediencia de juicio” que corresponde para aceptar las correcciones correspondientes. ¿Entendió Rosita? ¿O todavía sigue empiñonada en defender lo indefendible?

      Me gusta

  32. Vamos Rosita todavía!! Escriba otra bolud… más, así SD llega a los 70 comentarios! Usted si que es perseverante en sus fracasos! Vamos Rosita! No afloje con sus afirmaciones absurdas! Por más que no le pegue una con sus comentarios, el blog no sería lo mismo sin su presencia. Siga escribiendo y defendiendo la existencia del “circulo cuadrado”! (pero cuidado que no se le queme la comida).

    Me gusta

    • Rosita, ya para mí no tiene ningún sentido seguir contestando a sus mensajes, pues veo que sus ojos están cocidos como los ojos de los cadáveres y ni en dope se van a abrir (salvo que por una gracias especial de Dios, el Señor la haga “resucitar”. Y no estoy diciendo que usted esté en pecado, no me malinterprete. Estoy simplemente diciendo que, quizás sin culpa suya, usted no abre ni puede abrir los ojos). Ya antes me había decidido a no contestarle, luego, como usted me escribió directamente a mí, por caridad cristiana lo hice. Ahora definitivamente le escribo mi último mensaje porque veo que por más que lleguemos a los 1000 mensajes usted seguirá citando santos e historias sacadas de contexto y no tendrá en cuenta ninguna de las respuestas dadas (con respecto a las duras pruebas de los santos, ampliamente se le respondió sobre eso y usted ni prestó atención a las contestaciones de los lectores de Sin Doblez).

      Solo le repito una cosa ya dicha: las duras pruebas de los santos fueron por sufrir calumnias y también, en algunos casos, porque no se les creyó lo que dijeron. Por ejemplo: el caso de los pastorcitos de Fátima. Estuvieron en la cárcel porque no les creían que decían la verdad sobre la Virgen. Y no los pusieron en una cárcel para niños, sino en una cárcel para gente grande. No les creían! (Como usted tampoco le cree a los frailes que acusan al Irreprochable de sus inmoralidades) Pero decían la verdad….

      Vea el caso de los LC. Su fundador durante años hizo lo que hizo, y siempre jerarcas de la Iglesia lo protegieron y lo absolvieron de sus crímenes. Vea del fundador de los chilenos. ¡Cuánta gente habrá dicho lo mismo que usted dice ahora! Que son todas calumnias, que los acusadores son unos calumniadores y mentirosos, unos “judas y traidores”, etc; dándole impunidad a dichos personajes para seguir actuando como actuaron y dando lugar a más víctimas, más familias y gente destruida. Yo como fraile conozco casos en los cuales los papás no creían a sus hijos cuando estos decían que ciertos familiares o amigos de la familia habían hecho algo “muy verde e inmoral” con ellos. ¡Imagínese cuánto dolor para esos hijos que sus padres no les crean! Y resultó verdad lo que dijeron…

      La Iglesia se ha equivocado en condenar a Santa Juana de Arco, pero también se equivocó en absolver al fundador de LC y al otro fundador chileno. No hay infalibilidad en las condenas, pero tampoco las hay en las absoluciones. El problema suyo es que canoniza en vida al Irreprochable. Tenga cuidado con canonizar en vida a alguien, porque la mentira tiene patas cortas. La verdad sobre el Irreprochable se va a saber en breves y para usted el golpe va a ser mucho más duro, ya que mientras más se niega la realidad y menos se la lee bien, la piña luego es más fuerte. Piénselo Rosita. Aceptar este tipo de cosas es muy difícil, ya que implica tragar mucha hiel y mucho vinagre, es desangrarse vivo. Es darse cuenta que durante años fuimos manipulados, engañados, estafados, usados y que abusaron de nuestra buena fe. Es muy difícil aceptar todo esto, implica hacer sangrar mucho el corazón. Pero la verdad es lo único que hace libre al hombre, como bien dice el Señor.

      Por lo tanto, aunque no nos crea Rosita, al menos créale a la realidad. Hay muchos frailes que acusan al Irreprochable de sus actos inmorales, y varios de ellos no son frailes desobedientes, sino frailes probos (y no me refiero a probos como lo eran los fariseos, sino frailes que no levantarían el dedo sino fuese porque están 100% seguros de lo que les pasó. Son súper delicados de conciencia y no ganan nada acusando a un “supuesto inocente”). También es una realidad que el Irreprochable se baja botellas de Johnnie Walker blue, es una realidad que el irreprochable hace chistes verdes, gestos obscenos; es una realidad que el Irreprochable usa la burla y el desprecio como instrumento para ridiculizar a aquel que no piensa como él; es una realidad que mientras los frailes pasaban hambre el Irreprochable y sus secuaces hacían viajes carísimos en lugares súper caros y que comían como reyes todo los días; es una realidad que el Irreprochable es insoportable en su carácter y trata mal a los frailes (Delante de 15 aldeanos que lo endiosaban como a un buda una vez le dijo al de servicio: “esta comida de porquería que preparaste cómela vos”. Lindo ejemplo de humildad).

      Puedo seguir con una lista larga de cosas que varios frailes, probos, no probos, pecadores y santos son testigos. Estos elementos no es que prueben que él sea culpable de lo que se lo acusa, pero son elementos que deben tomarse en cuenta, ya que varios de los frailes que sufrieron abusos por parte del Irreprochable dicen que estaba borracho (otros dicen que estaba cuerdo) y es un hecho que el Irreprochable le gusta tomar. Lo mismo, estos frailes han contado sus experiencias “negativas” con el Irreprochable, y muchas de las cosas que dicen coinciden con todos estos elementos mencionados renglones atrás.

      Usted seguramente dirá: “su obra es buena, por los frutos los conoceréis”. Sí, pero lo que usted no tiene en cuenta es que el árbol bueno es el espíritu Santo, no un fundador. Por otra parte, el mismo Juan el Bautista le dijo a los israelitas que decían ser hijos de Abraham: “Dios puede sacar de estas piedras hijos de Abraham”. Y también Dios le hizo decir unas cuantas verdades a una burra, que es un animal privo de inteligencia. El hecho de que algunas de las obras de la Aldea sean buenas, no quiere decir que el Irreprochable sea bueno. Milagro Salas también hizo muchas obras buenas y le dio de comer a mucha gente. Sin embargo, todos sabemos quién es Milagro Salas.

      Finalmente menciono que la Santa Silla lo condenó al Irreprochable, y lo condenó citando el la Constitución General de todas las aldeas en su número 1536 inciso dos. Allí dice lo siguiente: “En las causas que afectan al bien público, la confesión judicial y las declaraciones de las partes que no sean confesiones pueden tener fuerza probatoria, que habrá de valorar el juez juntamente con las demás circunstancias de la causa, pero NO SE LES PUEDE ATRIBUIR FUERZA DE PRUEBA PLENA, A NO SER QUE OTROS ELEMENTOS LAS CORROBOREN TOTALMENTE”. Nótese que dice que “los testimonios NO pueden tener fuerza de prueba plena, a no ser que otros elementos las corroboren totalmente”. Es decir que con el Irreprochable fueron presentados los testimonios de las personas que sufrieron sus abusos, y además fueron presentados “otros elementos” que SI tuvieron la fuerza probatoria para condenarlo. Es por eso que la Santa Silla lo condenó, por los testimonios de frailes probos (delicados de conciencia y que aún siendo pecadores, buscaban la Santidad) y los otros elementos que manifiestan la culpabilidad de dicho sujeto.

      Por lo tanto Rosita, si usted quiere seguir citando a San Alfonso, Santo Tomás, Santa Catalina de Siena, y 1000 santos más para defender lo indefendible, hágalo. No hay problemas. Si usted quiere seguir acusándome de ser un fraile desvelado, de ser un judas, de ser un traidor, etc, etc, para seguir negando la realidad y no abrir los ojos, hágalo, no hay problema. Usted podrá decirme que el cura brochero decía malas palabras y que el Irreprochable imita al cura brochero (que yo sepa, brochero no hablaba todo el tiempo de cosas verdes ni hacía todo el tiempo gestos obscenos, ni cada dos por tres hacía referencia a “los gansos”, pero bue… eso es lo de menos) para justificar cualquier dope que se tire el irreprochable. También puede seguir derrochando palabras para defender el encubrimiento del supremo y los eternos. Haga lo que quiera, pero recuerde lo siguiente: “Por más que un ciego niegue la existencia de un precipicio y siga caminando, eso no impedirá que caiga en el mismo y se mate”. La realidad pega más fuerte que las palabras Rosita, y muchos de nosotros estamos tratando de abrirle los ojos (y el cerebro) no porque queramos hacerle daño, sino porque queremos evitarle el golpe que se va a pegar. Si usted prefiere seguir viviendo en el país maravilloso (e inexistente) de Alicia, adelante. Al menos yo en su lugar haría una cosa: Investigar “un poquito” si todas estas parábolas no tienen “alguna coincidencia con la realidad”.

      Que tenga buenos días, definitivamente este es mi último mensaje hacia usted. Si “Sin Doblez” y otros seguidores de este blog quieren seguir contestándole, lo harán seguramente porque tienen la caridad que yo no tengo. Pero no me quepa la menor duda que si le contestan es por “pura caridad cristiana”. Adiós, y rece por este “judas, traidor, calumniador y quasi-condenado” (pues, eso es lo que yo soy en su cabeza jajaaj).

      Me gusta

  33. Además de sto. Tomás, leyeron a san Alfonso, a San Luis María, ¡qué santos de Dios! Y supieron que fueron santos porque Dios les mandó pruebas durísimas, pero también las gracias suficientes para superarlas, con paciencia y confianza en la Divina Providencia.
    Así están en la aldea: confiados en que Dios no prueba más allá de las fuerzas, según aquél dicho: “no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista”
    Con mi amabilidad acostumbrada, me despido.

    Me gusta

    • Rosi, te puedo asegurar que los miembros de la Aldea están a las p…t…adas limpias con todo este tema; incluso insultando abiertamente, con insultos graves y soeces, a sacerdotes que piensan distinto. Te podría dar nombres y reproducir textualmente las expresiones, pero SD me bloquearía las dos cosas. No tenés la más mínima idea del grado de hipocresía con que se manejan. Te venden fruta: vos te creés una cosa, pero para adentro se mueven de otra manera. Te lo digo porque los conozco como el que más.
      Las pruebas durísimas las tuvieron y tienen que sufrir los pibes a los que les arruinaron el alma, a los que les causaron crisis de fe, a los que les comprometieron la pureza, a los que han tratado de obstaculizarles el ejercicio del ministerio y, encima, están siendo perseguidos con empecinamiento por los siniestros personajes que ciegamente defendés.
      Fuerza.

      Me gusta

  34. En fin, Miguel J., yo me divertía mucho con vuestro humor satírico, recuerdos de sketchs tan prolíficos y desmesurados que suelen hacer en la aldea. Obvio que eso aprendieron bien, así que me he reído mucho, tal vez como el Señor se esté riendo de tantas canalladas.
    Pero también dispuesto a perdonarlos.
    Y como he sido educada en la obediencia a mis superiores, y los considero superiores también a ustedes por su sabiduría y elocuencia que supera inmensamente mis pocas luces como se desprende de algunos comentaristas frailes, es que no insistiré en responderles nada si ustedes no quieren.
    Así hacen en la aldea: “se persigue a los que no piensan como ellos”. Saludos y hasta siempre.

    Me gusta

    • Rosita, yo te pido disculpas si te ofendí con mis chistes. Pero (sin tratar de justificarme) apuntaban no tanto a alentarte a comentar, sino más bien a que te quedaras en el molde. Muchos de los que escriben aquí, escriben con argumentos. En tu caso (y disculpame si te lo digo “sin doblez”), no estás discutiendo con argumentos sino más bien con el corazón. Vos amas a la aldea desmesuradamente, amas al Irreprochable y a los eternos. Todos los hemos amado y hemos tenido un gran afecto por ellos. Y en mi caso (con la mano en el corazón), aunque a vos te parezca mentira, lo sigo teniendo. Solo que, si un hijo ama verdaderamente a su papá, no puede justificarlo cuando este se manda mocos grandes que hacen daño a terceros. Imaginate que un papa sea un violador. Su hijo naturalmente tendrá la tendencia a justificarlo, pero si realmente lo quiere con un amor racional, sabiendo que hay peligro de terceros tendrá que hacer algo para que su papá no viole a nadie más. A veces ese “hacer algo” quiere decir denunciarlo a la policía, aunque eso quiera decir hacer de tripas corazón. Es eso lo que estamos tratando aquí. Hay cosas que realmente sucedieron en la aldea (recontra explicadas en mensajes anteriores) con el Irreprochable y los eternos que no son ni calumnias, ni difamaciones, ni mentiras, ni nada que se le parezca. Son verdades puras (que vos las aceptes o no es otra cosa) que estás no probadas, recontra probadas. Y una verdad bien probada es que esta gente (Irreprochable, supremo y eternos), con sus acciones no solo se hacen daño a sí mismos, hacen daño a terceros (y hacen daño también a toda la Iglesia, porque el encubrimiento de estas iniquidades son un escándalo que afecta a todo el Cuerpo Místico). Si uno amase a la aldea, al Irreprochable y a los eternos con un amor racional (con el famoso “agape”, que en griego quiere decir amor desinteresado, no pasional) tiene que ponerles freno, denunciarlos, y hacer todo lo posible para que dejen de hacer daño. Con ellos la corrección fraterna no da ningún resultado, ya que permanentemente se han negado a corregirse, han defendido lo indefendible, han ocultado la verdad, han ocultado información, han estafado a los frailes, etc, etc, etc. Ergo, si uno realmente quiere a esta gente de verdad, con el amor “agape”, hay que hacer lo que se está haciendo: tacklearlos y evitar que sigan adelante que son aberraciones e iniquidades. Yo sé que todo esto vos no lo entendes ni estás en grado de entenderlo, y entiendo porque no lo entendes. Tu amor hacia ellos es realmente grande y tenes el corazón de una mamá Rosita. Ves todas las obras buenas de la aldea, todos los frailes sacrificados (lo mismo las matarazas) y como dan la vida por Dios y por la Virgen y te parece imposible que quien haya fundado la aldea sea quien sea, lo mismo sus seguidores. Bueno, sabe esto: nadie ataca lo bueno que tiene la aldea (al menos, que yo sepa, nadie de los que comentó), sino la cizaña que hay en ella. Lamentablemente la cizaña son el Irreprochable y los eternos. Como Marcial M. fue la cizaña de los LC. Nadie los condena ni queremos su mal ni su daño. Queremos su bien y queremos el bien de la aldea. Es por eso que hacemos lo que hacemos e intentamos que el Irreprochable y los eternos sean denunciados y sancionados por sus crímenes. Aunque te parezca mentira, lo hacemos por amor a Dios, al prójimo y a la verdad. Quizás no lo entiendas nunca y para vos sigamos siendo el demonio encarnado. Pero esta es mi verdad más verdadera. ¿Qué queres que te diga?

      Rosita, te deseo lo mejor y yo haré lo mismo que Augusto. No responderé más a tus comentarios. Pero te doy el mismo consejo: al menos, un poquito, intentá fijarte si en estas parábolas hay algo que coincida con el mundo real. Si seguis fija en tu postura y no queres ni siquiera investigar, tendrás tus razones. Yo no te juzgo. Lo respeto. Entendé simplemente que nosotros tenemos las nuestras para pensar que muchas cosas de estas parábolas coinciden con la realidad y por lo tanto, debe hacerse lo posible para acabar con esas irregularidades. Estamos actuando en conciencia.

      Pidiéndote nuevamente disculpas por haber sido un poco pesado con las bromas y encomendándome a tus oraciones, aprovecho para desearte una Santa Semana Santa y una Santa Pascua.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s