La última carta

ultima cartaLa empresa se iba a pique.

La gestión de los últimos veinte años, a cargo del «directorio vitalicio», había sido un verdadero desastre. Caída libre, en picada. La estrategia de los eternos era la del «chasqui-bum» permanente, propaganda y publicidad por todos lados, pero nada de fondo; al contrario, en el fondo se iba haciendo agua… y no se quería decir ni reconocer nada. Ni hablar de los casos de grosera corrupción que corroían todo desde adentro: a todos ellos se rendía el respetuoso homenaje de un profundo silencio. No se vio, no hubo, no pasó, no sé, no sabe-no contesta. Pruébelo si puede.

Los fines de la empresa apuntaban a un efecto de fondo y requerían en los empleados una preparación de fondo para poder poner medios de fondo. Pero la empresa asumió por decisión no colegiada la línea de la publicidad, del ruido y de la velocidad. No preparaba bien a sus miembros y dejó de ser lo que estaba llamada a ser. Por supuesto: el directorio vitalicio se resistía denodadamente a ver la realidad. Cualquier mención al respecto era vista como un acto de enemistad a la empresa, y no como una observación a la gestión que ellos habían realizado. Sofisma elemental, pero… a esta altura, ya no veían ni entendían nada.

La cosa es que los empleados se iban yendo, uno tras otro, en una verdadera sangría, y el Supremo no sabía cómo cubrir todas las sucursales. El principio era no cerrar ninguna… pero, le decían, «hubieras meditado más antes de abrirlas…». Es que los empleados se iban con gran descontento. Los pagos eran magros y exiguos, cada vez más, si bien los más tímidos seguían diciendo que los pagos eran buenos para asegurarse, al menos, esos miserables pagos: vender la conciencia era el precio a pagar para ser considerado por el directorio vitalicio un buen empleado y conservar el magro sueldo o, en el mejor de los casos, ser promovido a la lista de los eternos. Una actitud pusilánime y baja, que se entiende: en efecto, durísimas eran las represalias que debía sufrir todo aquel que osare levantar la mirada y hacer alguna observación en mérito. Que no, que la empresa va bien, hombre; y si no ves que va bien, tenés que «cambiar la cabeza».

A tal fin habían preparado, además, un reparto de reformateo psicoidentitario y de reciclaje de empleados fundidos, justamente para asegurarse, entre otras cosas, de que todos cambiasen la cabeza o ir cambiándosela a cuantos se pudiera.

Para ese entonces, se venía otra reunión general de todas las sucursales, para elegir de vuelta al mismo «directorio vitalicio», en el clásico acto de pseudovotación; como siempre, todo había sido preparado puntillosamente. La «elección» de los miembros que votarían a las «nuevas» autoridades, había sido cuidadosamente seleccionada; incluso se había dejado el prudente margen para que quedase incluido un número insignificante de «indeseables», en orden a poder mantener la apariencia de transparencia y libertad. Ya se estaban pensando los nombres para la «sucesión formal» que garantizase la «permanencia real» del directorio vitalicio. Las comisiones preparatorias de la gran asamblea fueron también muy cuidadosamente filtradas, para que no entrase ninguna idea o sugerencia que pudiera desentonar en el festivo evento. Todo esto, claro está, a nadie, o a casi nadie, le caía mal: era una cosa como «de familia», «cosa nostra» digamos… Y si a alguien le caía mal, se buscaba sigilosamente de silenciarlo… En última instancia, eran ellos, y solamente ellos, los que sabían gobernar. Eran excelentes gobernando.

Pero, claro, siempre hubo gente descontenta… Descontentos de adentro, descontentos de afuera… Y este grupejo de descontentos se había movido de tal manera que había llamado la atención de la DUE, la Dirección Universal de Empresas. Las medidas de esta última fueron sorprendentes, y «humillantes»: decidieron de manera no colegial ni consultada dirigir directamente ellos la asamblea general, nombraron tres veedores y, como si todo ello fuera poco, se reservaban el derecho de nombrar a cuatro miembros del directorio, de modo que los descontentos quedarían con mayoría de 4 contra 3 y el Supremo no iba a poder gobernar en paz. Ellos siempre habían amado tanto la unidad de pensamiento, la uniformidad… y ahora iban a tener que vérselas con esta gente indeseable que, encima, no sabía gobernar, porque no tenía ni dones ni experiencia…

Había que impedir semejante invasión costare lo que costare, a cualquier precio. Y fue en esa circunstancia que Gallaretta, uno de los eternos incondicionales, expuso la iniciativa de escribir a la Dirección Universal de Empresas pidiendo la revisión de la medida y adjuntando las firmas de los miembros. La carta, además de constituir una protesta contra la legítima autoridad, iba a servir para definir claramente «quién estaba» con los vitalicios y «quién no». Porque los malos eran, en principio, unos pocos descontentos: la mayoría estaba de acuerdo con el directorio vitalicio. Increíble pero real: la empresa, mire Usted, como por arte de magia… ¡se había vuelto democrática! Lo que importaba no era si algunos empleados tenían razón, sino si la mayoría estaba de acuerdo.

En la carta, además de la reverencia al principio democrático, se hacía notar 1) que la medida era muy humillante, se hacía 2) el acto de humildad de decir que en la empresa nosotros sabemos gobernarnos muy bien, que nos conocemos perfectamente y que sabemos qué necesitamos (un flor de acto de humildad), 3) se le explicaba entre líneas a la DUE, con la profunda humildad que nos caracteriza, que la DUE no entendía nada del asunto, y 4) se concluía pidiendo humildemente que se librase a la empresa (en realidad era al «directorio vitalicio») de semejante humillación. (Porque cuando se es tan humilde como nosotros, no hacen falta las humillaciones. Las humillaciones son para los que tienen que llegar a la humildad).

Dicho y hecho. Bocconi, uno de los eternos, viajó inmediatamente hasta la sucursal de los palotes para asegurarse la venia del Irreprochable, y la carta salió con fritas. Comenzaron a hacerse las reuniones con la correspondiente lectura en todas las sucursales regionales, y a exhortar a los empleados a firmar «libremente», delante de todos los demás, la carta que sería adjuntada a la hoja que los empleados firmaban en blanco. Castigo ejemplar, por supuesto, para todo aquel que «libremente» no firmase. Había que conseguir la mayoría democrática a cualquier precio.

Así fue que muchos empleados firmaron por flaqueza. Hacía falta tener muuuucho… para plantarse. Pero varios empleados se rehusaron.

–«¿Cómo te voy a firmar algo que no leí?» –dijo uno de ellos.

–«Bueno, pero te la leí yo».

–«¿Y cómo sé que leíste todo bien? ¿Cómo sé que después no añadirán otra cosa? ¿Cómo sé que no vas a poner una cláusula en la cual me comprometo a trabajar para vos toda la vida y donarte todo mi sueldo?».

Los diálogos no eran tales, sino verdaderos «aprietes»: los eternos iban como sabuesos detrás de aquellos que no habían firmado para presionarlos preguntando hasta el cansancio «por qué», violando toda intimidad sin el más mínimo escrúpulo, y apurando a todos para que firmasen. Obviamente, el que no firmaba, comenzaba instantáneamente a formar parte de la lista negra, de la cual se bajaba línea con efecto dominó: lo que pasaba a la noche en una sucursal, a la mañana ya se sabía en la otra, y se leía la lista de los proscriptos a los «libres» firmantes…

Era la última carta que se jugaba el directorio vitalicio. Iban por todo.

 ––––––––––––––––––––

        Ah, por supuesto: nada de esto ocurrió, nunca. Pero nunca, ¿eh?

Nunca.

 

Bruno Del Bosque

Anuncios

33 pensamientos en “La última carta

  1. Los eternos me hacen acordar a Cruz, el gaucho que ayuda en una lucha contra la policía al Martin Fierro. Cruz, primero estaba con los gauchos, luego con la policía, y luego vuelve a hacerse amigo de los gauchos, todo por conveniencia. Lo mismo que Cobos, el vicepresidente de Cristina K que “la traicionó”. Era radical, luego se hizo peronista, luego traicionó a los peronistas. Así son los eternos, se dan vuelta como una milanesa según donde caliente el aceite del poder. Stalin, por apego al poder, hasta mató a sus propios familiares, lo mismo Fidel Castro, quien persiguió hasta algunos de sus hijos por “no compartir su sistema totalitario”. Los eternos han demostrado que por su apego al poder van a mantener la pertinacia en el error. Aunque la Santa Silla no dé lugar a esa patética carta, aún cuando metan mano de afuera, van a seguir ingeniándoselas para seguir haciendo de las suyas a espaldas de toda autoridad. Mostraron la hilacha varias veces (sobre todo esta última), y salvo una especial gracia de Dios, van a seguir siendo perseverantes en sus fracasos. Pobre gente…

    Me gusta

    • Son las tres tentaciones del desierto: materialismo, vanidad y poder. Las tres debemos rechazarlas. Las tres son aceptadas. ¿Se puede salir de esto? Sólo como lo hizo Cristo… habrá que ver cuántos y quiénes están dispuestos

      Me gusta

  2. Y la carta que nunca existió la habrán tenido que firmar los empleados razos? O en el caso hipotético que fuera la aldea los frailes menores? Esto sería muy grave! Ojalá la lista negra se haya engrosado. ..eso hablaría bien de los que hipotéticamente la integren.

    Me gusta

  3. lo mas dramático es que a la muchachada que no tenia ni idea (porque le filtran la data) le hicieron un curso ilvem de persecución por ser los mejores y les enchufaron la hojita para firmar…
    que malos son los de la CIVCSVAP! “estamos en sus manos diría el redactor de la misiva”.

    Me gusta

  4. Se que no se deben publicar nombres pero ya se saben dos de los que la Santa Silla enviará a la asamblea general no sabia de un tercero… se que presidiran la asamblea si no me equivoco no?

    Me gusta

  5. Pero, ¿aqui no vale lo de la obediencia de juicio? ¿No tendría el Supremos que hacer un comunicado agradeciendo a la Santa Silla su preocupación por la marcha y el bien de la Aldea?
    No entiendo…

    Me gusta

  6. Esa carta es un nobilísimo acto de fe en la Cátedra de Pedro… a la cual no le llevamos el apunte pero que festejamos hipócritamente cada año con curanto y sirah ! E vivva !!

    Me gusta

  7. Y que hay de las analogias persecutorias que se hacen, para jugar una ultima carta de presión a los remolones firmantes……………analogías donde se defiende lo indefendible y se acusa a la ipsisima comunidad universal de estar en contra de la “pacifica y democrática” vida aldeana.

    Me gusta

  8. Yo pensé que teníamos la libertad de firmar, hasta que me percaté de la campaña contra los que siguiendo su conciencia no estaban de acuerdo en firmar. Entonces dije, “yo tampoco voy a firmar.”

    Me gusta

    • Muy bien! Es todo muy sospechoso… A mi me dieron un papel en blanco, y un sobre para envío expreso, “firmalo libremente y mandalo cuanto antes…”
      Y después el interminable cuestionamiento acerca si ya mandé la carta… Por favor!!!!

      Me gusta

      • Lo que corresponde es que Ud. recurra inmediatamente a la DUE y exprese por escrito su negativa experiencia, es decir, la tentativa de manipulación a la que fue sometido, por el bien de todos.

        Me gusta

  9. Fray Inepto está gastando la retina, en clara desobediencia al mandato general, leyendo blogs lefevristas y tomándolos como autoridad, y reenviando a diestra y siniestra como clara muestra del espíritu destructor de la Santa Silla!!! Realmente inepto…

    Me gusta

  10. Perdón… ¿Aldopetti tenía capacidad para gobernar? ¿Cómo puede ser que semejante personaje haya formado parte de un directorio general? Y si un personaje así fue designado a dedo por algún impresentable, pasando por arriba de manera no colegiada a todos los miembros de la asamblea (que eran doctores, licenciados… excelentes profesionales de todo el mundo), los cuales no habían dado ni siquiera un solo voto a Aldopetti… ¿con qué derecho se quejan ahora de que la DUE designe gente?
    1) ¿Por la no colegialidad?
    … Y, entonces, ¿por qué no fueron colegiales cuando designaron a Aldopetti? (es solamente uno de los ejemplos posibles).
    2) ¿Porque no es gente con capacidad de gobierno?
    … Y ¿cómo lo saben, si todavía no fueron designados y no saben quiénes son? ¿Acaso porque solamente ellos tienen la luz para ver quién tiene capacidad de gobierno y quién no? Y, aún cuando así fuera… ¿porqué, entonces, ellos, que sí, teóricamente, saben gobernar y elegir quién los puede gobernar, designaron arbitrariamente a un incompetente como Aldopetti, que no tiene capacidad de gobierno?
    Fuerza, muchachos.

    Me gusta

  11. Esperemos que en el dia de hoy donde celebramos la Catedra de San Pedro los espiritus mapuches que salgan del “curanto” nos iluminen a todos los aldeanos a cumplir la exhoratacion de San Pedro:

    Queridos hermanos:

    A los presbíteros en esa comunidad, yo, presbítero como ellos, testigo de los sufrimientos de Cristo y participe de la gloria que va a manifestarse, os exhorto:

    Sed pastores del rebaño de Dios que tenéis a vuestro cargo, gobernándolo no a la fuerza, sino de buena gana, como Dios quiere; no por sórdida ganancia, sino con generosidad; no como déspotas sobre la heredad de Dios, sino convirtiéndoos en modelos del rebaño.

    Y cuando aparezca el supremo Pastor, recibiréis la corona de gloría que no se marchita.

    Lectura de la primera carta del apóstol san Pedro 5, 1-4

    y el Espiritu dice: “amen!”

    Me gusta

  12. Confirmándonos en la confesión de San Pedro, continuada hasta hoy por sus sucesores y los obispos verdaderamente colegiados, vemos la Columna Eclesial firme ante los embates externos y las traiciones internas.

    Me gusta

  13. Estimado SD:
    Estoy extremadamente perplejo, azorado y confirmado en mi prístina intuición… por favor, SD tenga el coraje de leer esto hasta el final.
    Posteé en dos oportunidades (publicado con previo filtrado por SD), sobre la vileza y degradada pertinacia de aquellos, me refiero a sus destacados comentaristas, que estando en conocimiento cierto y probado, con lujo de detalles circunstanciales, de las espeluznantes atrocidades llevadas a cabo y perpetuadas hasta el día presente en la aldea (y lejos de ella…) por el Irreprochable, como diabólico autor intelectual de todas y material de solo Dios (y muchos de ustedes… ) sabe cuántas, no tomaban (ni toman…) las DEBIDAS ACCIONES que saquen a la luz este infierno que deglute día a día tantas almas… familias, niños, adolescentes, adultos.
    Hoy, me veo CONFIRMADO en que el “dueño” de éste post, aun en su mas pura intención, opera para el “bien masónico, lujurioso y mercantil de la aldea”… este blog se ha convertido en una “engañosa catarsis entre depravados eunucos y “eunucas” al servicio del gobierno aldeano… hasta me atrevo a declararlo, como la mejor forma, el más efectivo recurso que hoy poseen el Irreprochable y los Eternos para que todos sus viles lacayos, adoren vuestras inmundas cadenas y logren mediante este prodigioso medio de comunicación masivo e instantáneo, que ninguno de los incautos/as aldeanos de por tierra con la telaraña sodomítica y depravada a la cual han sometido toda su vida.
    Se que los estoy “insultando” y “pego fuerte”, pero creame estimado SD, mi única intención es “despertarlos” e inducirlos a ser fieles a la VERDAD.

    Le suplico, estimado SD y aldeanos del país del nunca jamás, como ustedes se proclaman, ROMPAN en ésta cuaresma las ataduras psico-morales a las cuales se encuentran voluntariamente atados y morbosamente apegados … y así podamos desearnos en el cuarto plenilunio…. ¡Felices Pascuas de Resurrección!.
    Firma: Casi aldeano, padre de numerosos hijos en edad de ser “victimas de los Eternos”

    Me gusta

    • Estimado Casi Aldeano:
      Entendemos su preocupación. Ella es legítima en lo tocante al objeto, pero es errada en cuanto al destinatario. Le aseguramos que personas directamente involucradas están haciendo lo que corresponde de manera altamente satisfactoria.
      Nos permitimos “pegarle” aquí debajo una antigua respuesta, del 12 de diciembre, a un planteo análogo al suyo.
      Cordiales saludos,
      SD.
      ————————
      Estimado Manuel: hemos editado y borrado su comentario. En respuesta a este mensaje suyo y al anterior del mismo tenor, le aseguramos con la mayor sinceridad que las personas correspondientes están haciendo las denuncias pertinentes y moviéndose como corresponde. SD cumple con su función, que es otra. Sin doblez.

      Me gusta

    • Casi Aldeano, también lo invitamos a qué Ud. haga lo mismo.
      Escribir a (por correo certificado, para asegurarse que llegue)
      CONGREGACIÓN PARA LOS INSTITUTOS DE VIDA CONSAGRADA Y LAS SOCIEDADES DE VIDA APOSTÓLICA
      Mons. Rodriguez Carballo
      Plaza Pio XII,3.
      00193 Roma, Italia
      ——-
      O por Email (mail de Mons. Rodriguez Carballo, secretario de la CICSVA)
      civcsva.segr@ccscrlife.va

      ——-

      Escriba contando lo que sabe, y manifestando sus preocupaciones. Siéntase parte de la Iglesia, de su Iglesia y proteja a su familia.

      Dios lo bendiga.

      Me gusta

      • Estimados SD e Hijo de la lglesia,

        Mis agradecimientos a SD, por la publicación de mi aporte en su blog.

        Desconozco el caso y por lo tanto las circunstancias de Manuel, pero en mi caso particular y entiendo que aplica al 99,99% de los espeluznantes y luciferinos hechos “concretos” y “absolutamente ciertos” de los depravados Irreprochables y sus malditos engendros, no tengo, ni existe la más remota posibilidad de formular denuncia alguna ante el Congregación para Religiosos a los Institutos de Vida Consagrada, ya que aquello que debería detallar cualquier eventual exposición escrita del agravio padecido debería referirse a cuestiones muy sutiles, que pertenecen todas ellas el fuero interno de mi conciencia, particularmente en lo que respecta a la vocación y la elección de estado ( afortunadamente llevo casi tres décadas de vida matrimonial y varios jóvenes hijos)… las cuales resultan por demás ‘inasibles’ y técnicamente ‘imposibles de probar’: … precisamente aquella clase de ‘realidades espirituales’ que cuentan, sin embargo, con el máximo nivel de CERTEZA en el orden mismo de la conciencia, como tan explícitamente ha sido puesto en claro en algunos de vuestros posts anteriores, y también en el aporte complementario de tantos comentaristas del mismo.

        Su respuesta, Hijo de la Iglesia, es por demás insolente, y tan despiadada, que se me llega a cruzar por la mente en éste preciso momento, que usted puede ser uno de los “eternos” o hasta el mismo “Irreprochable” a quien bien conozco (o al menos ‘traté’ mucho tiempo atrás …)

        Por favor, si me equivoco con esta azarosa conjetura, y usted no es “uno de ellos”: aquí va mi consejo… lea el excelente post de días atrás sobre la “fe humana, natural”… Aníbal, el gran cartaginés, en el 203 a.C atravesó los Alpes en dirección a Roma con 40mil infantes y más de 30 elefantes… yo le creo al profesor de Historia… luego vendrá la indagación, la investigación, etc, etc.. o lea también, Juego sucio (IV. Relatos muy salvajes de hipocresía y falsedad) es definitivamente aleccionador y clarificador respecto de lo que subrayo en cuanto a la “presentación de pruebas”… respecto de certezas ‘imposibles de demostrar’ recurriendo a los elementos de prueba corrientes en cualquier contexto procesal o administrativo …

        Lo que si puede y debe hacerse, y en eso estamos, es denunciar “con nombre y apellido” en aquellos espacios de confluencia humana afectada por ésta pandemia leprosa que ustedes “conocen” cuasi-infinitamente más que yo, para alertar, prevenir y rescatar almas inocentes… y por qué no desmantelar de una vez por todas “éste invento demoniaco” de la “Aldea”… y por supuesto, de manera “inmediata”, tomar distancias reales de la misma.

        Muchos de los aquí comentaristas “viven”, si eso es factible llamarse Vida Sobrenatural, o vida a secas, en esa aldea del averno (¿no sé si acaso aluden a este lugar cuando se refieren a Guantánamo?) … y permítame SD repetirle, que su blog se ha convertido en una especie de “jack off” mental y debe ser inmediatamente redimido de tal apelativo, si acaso el fin proclamado de ‘denunciar a través del recurso didáctico de la parábola’ sigue siempre vigente.

        Saludos cordiales

        Casi aldeano…

        Me gusta

  14. si tanto confian en sus cualidades gubernamentales…….porqué no tienen la humildad de EVO……y se somenten al referendum a ver como les va…………cuando eramos chicos nos enseñaron esa canción patria……..febo asoma……ya sus rayos.
    No volvás más EVO. quedate tranqui que ya te conocemos……..sabemos de tus entuertos, y eso que es más lo que no sabemos, pero eso nos basta.
    Con libertad de conciencia ni en p… firmo.

    Me gusta

    • F Mmrt:

      no se meta Ud. con su aboleng… quise decir su familia … aquella recordatoria del abolengo procuró distraer la cosa pero ya ve…

      DFPyFA
      4a. línea

      Me gusta

      • Como sea esto ha tomado el curso natural: ustedes conocen que se acerca el verano por el brote de la higuera, ya Él dijo. La cosa está acá -en la Plaza Mayor. Cada vez pesa menos lo que censuren-oculten en la Argentina.

        DFPyFA
        4a. línea

        Me gusta

  15. Estimados SD e Hijo de la lglesia,

    Mis agradecimientos a SD, por la publicación de mi aporte en su blog.

    Desconozco el caso y por lo tanto las circunstancias de Manuel, pero en mi caso particular y entiendo que aplica al 99,99% de los espeluznantes y luciferinos hechos “concretos” y “absolutamente ciertos” de los depravados Irreprochables y sus malditos engendros, no tengo, ni existe la más remota posibilidad de formular denuncia alguna ante el Congregación para Religiosos a los Institutos de Vida Consagrada, ya que aquello que debería detallar cualquier eventual exposición escrita del agravio padecido debería referirse a cuestiones muy sutiles, que pertenecen todas ellas el fuero interno de mi conciencia, particularmente en lo que respecta a la vocación y la elección de estado ( afortunadamente llevo casi tres décadas de vida matrimonial y varios jóvenes hijos)… las cuales resultan por demás ‘inasibles’ y técnicamente ‘imposibles de probar’: … precisamente aquella clase de ‘realidades espirituales’ que cuentan, sin embargo, con el máximo nivel de CERTEZA en el orden mismo de la conciencia, como tan explícitamente ha sido puesto en claro en algunos de vuestros posts anteriores, y también en el aporte complementario de tantos comentaristas del mismo.

    Su respuesta, Hijo de la Iglesia, es por demás insolente, y tan despiadada, que se me llega a cruzar por la mente en éste preciso momento, que usted puede ser uno de los “eternos” o hasta el mismo “Irreprochable” a quien bien conozco (o al menos ‘traté’ mucho tiempo atrás …)
    Por favor, si me equivoco con esta azarosa conjetura, y usted no es “uno de ellos”: aquí va mi consejo… lea el excelente post de días atrás sobre la “fe humana, natural”… Aníbal, el gran cartaginés, en el 203 a.C atravesó los Alpes en dirección a Roma con 40mil infantes y más de 30 elefantes… yo le creo al profesor de Historia… luego vendrá la indagación, la investigación, etc, etc.. o lea también, Juego sucio (IV. Relatos muy salvajes de hipocresía y falsedad) es definitivamente aleccionador y clarificador respecto de lo que subrayo en cuanto a la “presentación de pruebas”… respecto de certezas ‘imposibles de demostrar’ recurriendo a los elementos de prueba corrientes en cualquier contexto procesal o administrativo …

    Lo que si puede y debe hacerse, y en eso estamos, es denunciar “con nombre y apellido” en aquellos espacios de confluencia humana afectada por ésta pandemia leprosa que ustedes “conocen” cuasi-infinitamente más que yo, para alertar, prevenir y rescatar almas inocentes… y por qué no desmantelar de una vez por todas “éste invento demoniaco” de la “Aldea”… y por supuesto, de manera “inmediata”, tomar distancias reales de la misma.

    Muchos de los aquí comentaristas “viven”, si eso es factible llamarse Vida Sobrenatural, o vida a secas, en esa aldea del averno (¿no sé si acaso aluden a este lugar cuando se refieren a Guantánamo?) … y permítame SD repetirle, que su blog se ha convertido en una especie de “jack off” mental y debe ser inmediatamente redimido de tal apelativo, si acaso el fin proclamado de ‘denunciar a través del recurso didáctico de la parábola’ sigue siempre vigente.

    Saludos cordiales

    Casi aldeano…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s