Maltrato laboral

Condenan a una empresa por maltrato laboral a uno de sus empleados

Fuente: Diario La Nación

Un fallo de la Cámara Laboral le dio la razón al trabajador que sufría el maltrato de su jefe y vivía en un “clima de hostilidad laboral

La Cámara Laboral confirmó la condena contra una empresa de alarmas domiciliarias por “mobbing”, a raíz de los malos tratos laborales que sufrió uno de sus empleados.

Los integrantes de la Sala Primera de la Cámara, Gloria Pasten de Isihara y Miguel Angel Maza sentenciaron: “El mobbing que denunció en la demanda condujo a un menoscabo y padecimiento laboral”.

La condena recayó sobre la empresa ADT Security Services, y benefició a su ex empleado Juan Manuel Recio, quien “debía soportar el maltrato constante de su jefe, era desacreditado públicamente, vivía en un clima de hostilidad laboral y debía sobrellevar actitudes crueles por parte de quien era su superior”.

Los jueces consideraron que “el ambiente de trabajo en el cual debió desempeñarse el actor lucía nocivo y hostil” y que el ex empleado fue víctima de perturbación psicológica y moral.Mobbing-300x222

“La violencia en el ámbito de las relaciones laborales se manifiesta en diferentes formas de maltrato, se relaciona con la utilización abusiva del poder para obtener un resultado concreto, mediante toda acción, conducta o inactividad ejercida o tolerada en el ámbito laboral por la parte empleadora”, subrayó el fallo.

De acuerdo al fallo, esa violencia laboral también pueden ejercerla “superiores jerárquicos o terceros que restringen la esfera de la libertad y constituyen un atentado a la dignidad, la integridad física, moral o sexual de la persona trabajadora”.

La sentencia agrega que “el empleador debe velar por la integridad psicofísica de sus dependientes mientras se encuentren prestando las tareas asignadas”.

Anuncios

17 pensamientos en “Maltrato laboral

  1. ¿Cómo puede ser eso así?

    Si en la página de ADT DICE TEXTUALMENTE:
    “Trabajo en Equipo:
    Fomentamos un entorno que aliente la innovación, la creatividad y los resultados a través del trabajo en equipo.
    Practicamos el liderazgo que enseña, inspira y promueve la plena participación y el desarrollo de las carreras laborales. Alentamos la comunicación e interacción abierta y efectiva (…)
    Trabajamos con dedicación por la diversidad, el trato justo, el respeto mutuo y la confianza de nuestros empleados y clientes.”
    Fuente https://www.adt.com.ar/trabaje-en-adt

    Seguro que el empleado no supo interpretar el espíritu de la empresa y lo único que le interesaba es cobrar una indemnización.

    Me gusta

  2. Conozco un instituto religioso en donde muchos superiores ejercen este maltrato con sus súbditos.
    Lo importante es la voluntad del que manda porque hace las veces de Dios (expresado teológicamente en frases como “para vos soy Dios”). Hay superiores que se transforman en seres ciegos y perversos. Otros sólo piensan en trepar más alto. Y cuando ya no hay lugar más algo en el instituto, piensan en mitras o puestos jerárquicos.
    El resultado: muchas personas heridas y lastimadas; menoscabo de la salud física, espiritual y psicológica de muchos súbditos. Muchos se han ido, otros quieren y no pueden, otros lo van a hacer. En definitiva, la persona no interesa. El medio es más importante que el fin, y cualquier medio es lícito para llegar al fin.
    Cuando alguno resulta lastimado y herido, es culpable de ello. El principio es que el superior siempre es la víctima inocente e inmaculada. Nunca hace nada mal. Y lamentablemente siempre es juzgado sin misericordia. Algunos no quieren pedir perdón, muchos no saben pedir perdón. Otros ignoran lo que es perdonar.
    Objetivamente hablando, muchos superiores terminan trabajando para el demonio.
    Lo único que deseo es que muchos de esos superiores comiencen a vivir según el evangelio que cada día pregonan.

    Me gusta

  3. cuando uno se forma en la teoría dialéctica: amigo-enemigo/proges-tradis/tomistas y no tomista/ los nuestros y los no nuestros… todo se reduce a una decisión trascendental donde no hay termino medio. Donde no puede haber amistad en Cristo sino solo en la toma de posición unilateral: o sos de los nuestros o traidor… De esto se discutió en la convección del polo norte y por supuesto que la muletilla de la “caridad exquisita” fue esgrimida como di solito, pero bien se sabe que es solo eso: una muletilla…una mueca. Solo Cristo salva y une. El es el camino, la verdad y la vida. Hasta que no se busque y acepte la verdad todo ira peor.

    Me gusta

    • Estimada Lolita, estoy totalmente de acuerdo con lo que dice.

      Cuantos que fueron “funcionales” al relato luego de un momento de crisis o de sana toma de conciencia fueron “descartados” con caridad exquisita.

      Cuantos misioneros y misioneras extraordinarios que dieron su vida por la Corpo fueron abandonados y negados los cuidados y asistencia (material y de salud corporal y espiritual) que merecían no por caridad exquisita sino por al menos haber dedicado su vida por el bien corporativo… lo que en el plano natural (no sobrenatural) el código llama “equidad…”

      Alguno podrá decir: cada uno es responsable de sus actos y desiciones.
      Y es verdad.
      Pero cuando te forman en el binomio que usted Lolita explica uno queda totalmente aislado…no sabe que hacer si queda afuera…ya que siempre estuvo en el grupusculo selecto sabiendo que los de fuera eran progres y te quieren hacer el mal…y ahora estas afuera y no sabes que hacer…

      …y muchos de los progres y no tomistas te dan una mano…si no dos…

      Como decía el Infalible: “que te cure Lolita Torres”

      …curenos Lolita..curenos..,!

      Me gusta

  4. El problema no son solo los superiores… El problema es el sistema… El problema es cada uno cuando acepta la mentira, la hipocresía, cuando por miedo no reacciona a la simulación, a la doblez… El miedo, el miedo a las consecuencias, el miedo a que me hagan a un lado, el miedo a quedar solo, el miedo al que dirán de mi, el miedo a la opinión de los otros, el miedo a perder mi puestito, el miedo, el miedo… Cuando pactamos por miedo con la hipocresía no tenemos derecho a lamentarnos demasiaso. Si no se está dispuesto a sufrir por defender la verdad, por vivir en la verdad, no tenemos derecho a lamentarnos demasiado. Piense cada uno que está dispuesto a perder para vivir como un HOMBRE, libre como un hombre, como un hijo de Dios y obre en consecuencia! Las cosas no cambiaran si nos dejamos subyugar por el miedo. ¡Sin derramamiento de sangre no hay redención!

    Me gusta

  5. Lolita, obviamente que estoy de acuerdo en que solo Cristo salva. Es por eso que no creo que Jesucristo, si hubiese sido superior general de una congregación, hubiese difamado (y aún calumniado) públicamente a sacerdotes que sufrieron abusos por parte del Irreprochable. No creo tampoco que nuestro Señor hubiese entrado en las habitaciones de sus discípulos cuando estos no estaban presentes, ni hubiese escuchado atrás de la puerta para ver si podía “pescar” algo de información con el fin de acusar a alguno, como hacía Fray “Gran Hermano”. Tampoco creo que Jesucristo hubiese tenido la rigidez farisaica de reducir toda la vida espiritual a un calculo matemático, como hacía Fray Calculetti. Por eso, lo que aquí se denuncia es todo aquello que como dice SD, JAMÁS HA SUCEDIDO, pero si sucedió es de lo más aberrante y anticristiano, es decir, que no va para nada de acuerdo con lo que el Salvador del género humano predicó con su ejemplo y vida. Que tenga un buen día.

    Me gusta

  6. ¿Qué lleva a que un hombre pierda su capacidad de reaccionar como “hombre” frente a lo evidente de una canallada?
    ¿Qué lleva a un hombre a paralizarse frente a los avances del Irreprochable, buscando “comprensión institucional y jerárquica” , en vez de zamparle un buen puñete “ipso facto” como indica el sano sentido común?
    Eso sería verdadera “caridad exquisita”

    Me gusta

    • Me viene dando vueltas una idea en la cabeza en los últimos días acerca de cómo se ha podido llegar a tan alto grado de perversión: la del Irreprochable, la de los diversos Frailes, la de los Superiores! Y no sólo en esta Corpo, que también lo hemos visto en otras… En fin, lo que me da vueltas en la cabeza es: dónde se origina esto. Pienso que han tenido una buena formación intelectual, filosófica, teológica (seguramente con sus deficiencias…) ¡¿cómo se puede llegar a tal gradode perversión?! Y saben qué me parece que el problema pasa por la liturgia… Recordarán una pelea tremenda que se desató hace años por el tema de la Misa…, las matarazas que ven como absolutamente normal que aún habiendo sacerdote en casa, la comunión sea administrada por una de ellas…, hasta han incorporado la costumbre de monaguillas…, las Misas en las parroquias con sus larguísimas guías que pretenden explicar todo, vaciando de contenido a la Misa que es esencialmente un misterio…, la multiplicación al infinito de los ministros de la comunión… Todos signos de lo poco que se comprende que allí está el centro de la vida cristiana….
      No sé si puede ser pero algo de esto se ve en esta Corpo y en otras…

      Me gusta

      • Juana Rey, me refiero a la discusión cuando ya vigente el Motu Proprio de Benedicto alguno osó pedir que se pudiera celebrar de modo tradicional…

        Me gusta

      • Beatriz
        No es la liturgia. -y no creo que la liturgia en latín sea la solución, si es lo que plantea-.
        Le digo que debe replantearse lo de buena formación, sea teológica, espiritual, teológica, filosófica etc. Ahí va a encontrar la respuesta a sus inquietudes.
        Cordiales saludos

        Me gusta

  7. Estimado anonimo

    creo que usted ha tocado un punto clave…porque no se reacciona? porque estamos de frente a un caso de abuso sicológico de una persona con autoridad de frente a la víctima que por lo general son personas vulnerables.

    Este fenómeno se llama: “MOBBING” y es la estrategia del acosador, QUE POR SUPUESTO MUCHAS VECES PASA DESAPERSIVIDA PORQUE SABE A QUIEN ATACAR, SABE DONDE ESTA EL VULNERABLE…

    A pesar de su alcance, es fácil que pase desapercibido para la mayoría, excepto para las víctimas.

    Ultimamente se ha descubierto un caso lamentable y gravísimo de mobbing Y corrupción en el Norte que por supuesto están tratando de ocultar.

    AQUI LE PONGO UN BUEN ARTICULO SOBRE EL TEMA, UN POCO LARGO PERO CREO QUE LO ILUSTRARA A USTED Y A LOS OTROS MAS DE 300 VISITANTES QUE SIGUEN SIN DOBLEZ POR DIA:

    INTRODUCCIÓN

    El mobbing o acoso psicológico es un conjunto de conductas abusivas en forma de actos, palabras, escritos o gestos que vulneran la identidad, la dignidad o la integridad física y/o psicológica de una persona. Se puede dar en cualquier situación en la que se relacionen un grupo de personas (en el trabajo, en la pareja, en escuelas o universidades, en grupos de amigos…). Lo ejerce una persona o grupo de personas sobre otra persona. A pesar de su alcance, es fácil que pase desapercibido para la mayoría, excepto para las víctimas.

    Fundamentalmente, las estrategias de acoso moral son (Hirigoyen, 1999):

    – descalificar y desacreditar a la víctima sutilmente, sobre todo a través de mensajes no verbales.

    – rechazar la comunicación directa: así el conflicto no puede ser solucionado y se provoca el sentimiento de culpa de las víctimas.

    – aislar a la persona.

    – hacer novatadas.

    – inducir a caer en errores.

    – acoso sexual.

    – hacer guasa con sus puntos débiles.

    – burlarse de sus ideas, convicciones o gustos.

    – ridiculizarlo en público.

    – hacer alusiones desagradables.

    – poner en tela de juicio su capacidad de juicio y decisión.

    Si bien, para hablar de acoso moral propiamente, estas conductas deben darse repetidamente y de manera insistente, no de forma aislada.

    CONDUCTA DEL AGRESOR

    Para los acosadores este comportamiento abusador suele ser una forma habitual de comportarse. Incluso en determinados ambientes puede ser una conducta muy valorada socialmente, por ejemplo entre determinados puestos directivos. Usan la palabrería y una serie de estrategias para ir hundiendo y aislando a la víctima hasta que ésta acaba por reaccionar de modos que, a la postre, realzar el dominio del acosador.

    Básicamente el agresor actúa con una forma de violencia indirecta, criticando, faltando al respeto, extendiendo rumores, haciendo jugarretas con sigilo… La mayoría de las veces lo hace sin pretender nada más que la anulación de la otra persona por los sentimientos que le provoca (envidia, deseo de dominación, rivalidad).

    Algunos ejemplos específicos de la conducta del acosador en el ámbito laboral son (Ausfelder, 2002):

    – Prohibir a la persona charlar con los compañeros.

    – No se responde a sus preguntas verbales o escritas.

    – Instigar a los compañeros en contra suya.

    – Excluirla de determinados actividades sociales.

    – Los compañeros evitan trabajar con la persona.

    – Se le habla de modo hostil y grosero.

    – Se le provoca para que reaccione descontroladamente.

    – Hacer comentarios maliciosos.

    – Se rechazan sus propuestas sin ni siquiera oírlas.

    – Se le ridiculiza por su aspecto físico.

    – Se le responsabiliza de errores cometidos por otros.

    – Se le dan informaciones erróneas.

    – Es controlado exhaustivamente.

    – Su trabajo es manipulado para dañarle.

    – Se abre su correspondencia.

    – Recibe amenazas.

    – Se le ponen motes ridículos o degradantes.

    LA VÍCTIMA

    Al principio la forma de actuar del acosador le deja confundida. Sus conductas no tienen una intención clara y sus mensajes maliciosos se sirven de la comunicación no verbal. Dado que este tipo de comunicación no se capta de manera consciente, a no ser que pongamos especial atención, las intenciones del agresor no se ven venir. Dentro de esta comunicación no verbal se incluirían por ejemplo las miradas despreciativas, las retiradas de la mirada, el tono irónico en el habla, y otras muchas conductas. Entonces el problema va creciendo sin que la víctima se de cuenta. Con todo, la persona puede incluso comportarse de manera más complaciente y vulnerable. De esta actitud se sirve el acosador para machacar progresivamente a su víctima.

    A medida que pasa el tiempo el acoso se hace más intenso. En la víctima, a la confusión se suma un sentimiento de culpa. Si la víctima es una persona con tendencia a culpabilizarse, la culpabilidad puede llegar a extremos perjudiciales. En todo caso, empieza a creer que todas los ataques del agresor son debidos a ella o a alguna característica de ella. Entonces empieza a dudar de su propia eficacia y valía, y se siente observada. Esto provoca que esté más atenta al como hace las cosas que al proceso en sí, con lo que se cometen equivocaciones más notables y con más frecuencia, lo que es usado por el agresor como una justificación a sus críticas. Y si, además, la víctima tiene estallidos de ira o lloro, lo que pasado un tiempo es más que frecuente, le sirven al agresor para ver cumplidas sus pretensiones e incluso hacerse con nuevos aliados. Las personas del entorno que ignoran los abusos o colaboran, más o menos intencionadamente, con el agresor mantienen y agravan la situación de abuso.

    La víctima actúa de una forma pasiva, aguantando los golpes. Primero ignora, luego ya no ve salida posible. Le parece que todo se ha vuelto en su contra y que ella la única y absoluta culpable. El acosador suele utilizar tretas y aliados para aislar a la víctima con lo que se perpetúa problema. Reniega de cualquier comunicación clara con lo que el conflicto siempre sigue en pie y parece que es sólo cosa de uno, es decir, de la víctima. La persona agredida se va debilitando, su autoestima decae, se desestabiliza y sin quererlo cumple las críticas que el acosador le hace. Porque los acosadores se valen de algunos de los rasgos de las personas para criticarlos, hasta que la persona ve mermado su juicio, duda de sí misma y sin saberlo acaba cumpliendo lo que el agresor deseaba desde un principio. Acaba totalmente desamparada ante los recursos y el comportamiento del abusador.

    Todo el conjunto de esta tormentosa relación entre víctima y acosador, genera una parálisis aparente en la víctima. Interiormente mantiene un estrés continuo. Este estrés no deja huellas objetivas inmediatas, los problemas llegan pasado un tiempo. De este modo se provocan una serie de trastornos psicosomáticos que afectan a diferentes órganos. Son ejemplos típicos las migrañas, las molestias digestivas, los problemas musculares, etc.

    También se producen secuelas en forma de problemas emocionales. Entre ellas destacan la pérdida de autoestima y la reducción de la capacidad de disfrute de las cosas y pequeños placeres cotidianos… Se puede llegar a tener ideas de suicidio. Es normal también que se den trastornos de la ansiedad debido a los niveles de estrés mantenidos a lo largo del tiempo. Se puede llegar, en casos extremos, a crisis de pánico relacionadas con estímulos asociados al acoso, y a la evitación de dichos estímulos (el trabajo, el hogar, la clase…). También puede ocurrir que se instaure un trastorno de la ansiedad como el Trastorno por Ansiedad Generalizada, donde hay preocupaciones y rumiaciones continuas y exageradas respecto de temas de la vida cotidiana (pagos, trabajo, resultados académicos…). Otro trastorno que se podría desarrollar sería el Trastorno por Estrés Postraumático, donde hay un estado de hipervigilancia constante, continuas rememoraciones de las situaciones traumáticas de abuso, tensión y evitación de los estímulos relacionados con las dichas situaciones. Los problemas emocionales llevan asociados además una serie de síntomas que afectan a la vida cotidiana, como el insomnio, la irritabilidad y el miedo a relacionarse con otros. Los ataques de ira o de lloro son frecuentes, sobre todo cuando el acoso está en un estado avanzado.

    No es extraño tampoco que se recurra a determinadas estrategias contraproducentes para tratar de solventar el dolor emocional que se sufre. En concreto se trataría de las conductas adictivas, ya sea abusando de ansiolíticos u otros medicamentos, o bien de drogas legales e ilegales como el cannabis, el alcohol, la cocaína, el tabaco, u otras. Pueden producirse también conductas que sirvan de distracción o que sustituyan las carencias afectivas que se están viviendo, por ejemplo comprar compulsivamente, jugar de manera enfermiza, etc.

    La persona acaba creyendo que el problema es ella, cuando lo problemático es la relación establecida. Se puede dejar la relación o modificar alguno de sus parámetros.
    El acoso moral repercute de manera destacable en las relaciones personales, ya que la persona actúa con miedo y reticencia.

    ¿CÓMO ACTUAR ANTE EL ACOSO MORAL?

    A continuación daremos una serie de consejos que pueden ser de utilidad para prevenir el mobbing, o en el caso de que ya exista, ponerle remedio.

    Lo primero y fundamental es establecer una comunicación directa y con el menor número de trabas. No hay que conformarse con insinuaciones, sobreentendidos o comentarios a media voz. Se pedirán aclaraciones y precisiones para cualquier ambigüedad en la comunicación.

    Ha de ofrecerse y exigir un trato respetuoso, tanto a nivel de expresión verbal como no verbal. Ninguna equivocación o error justifica un trato despectivo o humillante. En esta línea no se deben consentir o hacerse cómplice de bromas despreciativas, que nos pongan motes ridículos u ofensivos, y la ironía mal intencionada.

    Es importante, tener claras nuestras propias habilidades y límites. Nos ayudará a no dudar global y sistemáticamente de nosotros mismos si alguien nos pone en duda o cuestiona, todo ello sin perjuicio de que podamos reconocer nuestros errores y aceptar críticas siempre que sean constructivas y no excesivas.

    Desde un principio o, al menos lo antes posible, es necesario mostrar firmeza, actuar con asertividad. Es decir, expresar claramente nuestros sentimientos, sin temer las reacciones de los demás, pero sin hacerlo tampoco de manera impulsiva. Si se mantienen una tolerancia absoluta, se facilita la labor virulenta del acosador. No hay que temer el conflicto, puesto que un conflicto bien asumido puede llevar a una solución. Además, el conflicto no tiene porqué ser violento. Para ello es importante contener los arranques violentos, actuar con serenidad manifiesta y con defensas reflexionadas. Si se actúa de manera rápida e impulsiva el agresor tiene las puertas abiertas para sus conseguir sus objetivos.

    Aunque es importante asumir cierta responsabilidad en el origen y en la solución del asunto, hay que abandonar a todas luces la culpabilidad enfermiza que corroe y sólo sirve para hundir más y más a la víctima (justo el propósito del acosador). No es necesario justificarse constantemente, de lo contrario el agresor se servirá de ello para hallar más errores.

    No conviene aislarse. Perderíamos apoyo social y acrecentaríamos nuestra confusión e indefensión, facilitando así los objetivos pretendidos por el abusador.

    Llegados a un determinado extremo, se hace necesaria la denuncia ante los órganos competentes, o ante la propia Administración de Justicia. Aunque la legislación es dispar respecto de los diferentes tipos de acoso, existe cada vez más jurisprudencia y actuaciones judiciales al respecto. Para facilitar el quehacer de la justicia en caso de realizar una denuncia será esencial recabar el máximo de pruebas objetivas posibles, ya que, a diferencia de las agresiones físicas, el acoso moral no deja huellas tan claramente visibles.

    En general, hay que evitar la pasividad, y actuar cuanto antes para que el acoso no vaya a más. Cuanto más haya avanzado el acoso, más difícil se hace llegar a una solución y más graves son las consecuencias para la salud y bienestar de la víctima Los problemas derivados suelen remitir tras acabar con esta tormentosa relación. No obstante, en determinados casos, se hará necesario un tratamiento psicológico o médico personalizado (en función de aquellos aspectos que han quedado más afectados).

    __________
    Fuente: Miguel Luna (2002). Clínica de la Ansiedad. Barcelona y Madrid.

    Para saber más

    Hirigoyen, M-F (1999). El acoso moral. Barcelona. Paidós.

    Ausfelder, T. (2002). Mobbing: el acoso moral en el trabajo. Barcelona. Océano.

    MOBBING.NU. Página web especializada en la temática del acoso moral, difundido en varios idiomas, entre ellos el castellano, con diversas informaciones, recursos y enlaces.

    Me gusta

  8. Hobbit

    Yo experimente eso que usted llama mobbing.

    El Irreprochable buscaba gente vulnerable, de manera particular aquellos que veníamos de familias disfuncionales y con la característica que yo llamo “desamparo afectivo” es decir una afectividad incompleta en su formación.

    Siempre tanteaba… como el cazador estudia a su presa…

    Cierto que como en todo, hay una excepción, si se esta bajo en influjo de alguna substancia cae cualquiera, sea de familia funcional o disfuncional.

    Por algo la Iglesia al hablar de las diversas dimensiones de la formación sacerdotal en los candidatos al sacerdocio afirma que ” la dimensión humana es el fundamento de toda la formación”… A cuanta gente se ha hecho sufrir en la Corpo por no recordar esto!

    Luego vino el juego del gato y el raton…jugando con la afectividad (desamparada…) creaba “sindromes de abstinencia de la dependencia (…te dejaba de dar bola)” y cuando uno iba a reclamar las atenciones afectivas que había creado para la sujeción, te decía esta frase creo del Martin Fierro: “cuando la hacienda es bagual, vuelve al corral con la seca…”

    Lo mas triste que estas actitudes enfermas crean a menudo en el mobbingneado el “habito” de relacionarse con los otros de la misma manera ya que su base humana y afectiva esta incompleta y afectada por el mobbing. A veces Dios da la gracia y uno se da cuenta y pataleando se revela y vuelve a comenzar…cosa no fácil pero posible.

    Repito, por algo la Iglesia pone “la dimension humana como fundamento de toda la formación” cuanto falta en la Corpo en este sentido… lo que importa es el numero aunque se rajaron un montón….

    entienden…?

    Me gusta

  9. yo de lo único que me doy cuenta es que para pelear hacen falta dos,es decir ,los chicos que entran ahí no tienen las tres condiciones básicas de toda vocación: (religiosa o matrimonial)1-conocimiento de sí mismo.2-capacidad de tomar decisiones.3-firme resolución. Entonces pasa lo que pasa. Es una lástima que no haya nadie que les haga ver esto antes de entrar.Sé y conozco muchos jóvenes que empezaron diciendo a sus padres:quiero entrar,quiero entrar,quiero entrar.–Y DÓNDE VOY A ESTAR MEJOR?…..Y BUENO ,DALE ENTRÁ.(ganar por cansancio.)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s